El TEActivismo y los derechos humanos

Cuando me preguntan que es el TEActivismo digo que es la fraternidad entre personas con TEA, una especia de la sororidad de las mujeres pero entre personas que están dentro del espectro.

Quiero decir, que los valores como el ayudar a los demás, la solidaridad, el compañerismo y la amistad están dentro de ello, así como luchar por un mundo mejor en el que no haya discriminación y nuestros derechos y nuestra calidad de vida sea la misma, ni más ni menos que la de los neurotípicos.

Por ello quiero decir que pese a que todos nosotros tenemos muchas diferencias, políticas, religiosas, todos debemos de estar juntos en esta lucha por nuestros derechos.

Por ejemplo, yo he encontrado una manera de ayudar a los demás, ser solidario y aprender a perdonar en la fe cristiana, pero hay otros TEA que pueden encontrarla en el budismo, en el islam, en el judaismo, etc…

Tampoco importa la ideología política, yo por ejemplo trabajo junto a otros TEA en un partido que nos ha abierto las puertas a dar charlas de concienciación a personas nt que no entienden del tema, pero entiendo que hay otros TEA que han decidido hacerlo en otros partidos políticos o por otras vías de asociacionismo apólitica, al igual que yo lo hago en la fundación Ángel Rivière o la asociación Asperger Madrid, de la cual pertenezco a la comisión de adultos Asperger, comisión que lucha por nuestros derechos en la comunidad de Madrid.

Pero sin embargo hay algo que quiero decir bien claro, si algún TEA, en su lucha contra la discriminación de nuestro colectivo es capaz de agredir o descalificar a otros colectivos marginados y/o discriminados, su lucha será estéril y perjudicial para todos y todas los TEA.

Si algún TEA, incluye en su discurso ideologías extremistas o xenófobas quedará fuera de toda posibilidad de hacer TEActivismo.

El TEActivismo es una lucha por la igualdad y pro derechos humanos. Una persona que se diga TEActivista, que no comparta el feminismo y la igualdad entre hombres y mujeres, que no comparta la lucha LGTBI, que sea racista, islamófobo, antisemita, o cualquier tipo de lenguaje de odio, esta exento de participar en el TEActivismo.

En estos tristes días en el que vemos a las democracias occidentales acosadas por el auge de la extrema derecha, quiero advertir del peligro que supone en decirse TEActivista y a su vez el intentar hacer ver que los españoles somos “de primera”.

El autismo no conoce de razas, de orientación sexual, de género, de país, de cultura, de religión, de clase social, el autismo no tiene fronteras ni barreras.

Por ello, el discurso rancio y agresivo de la extrema derecha no tiene cabida en el TEActivismo, que debe de ser un discurso progresista, de izquierdas, de derechas o de centro, tal como cada cual se sienta pero nunca excluyente.

El TEActivismo es mucho más que una lucha y es una lucha por los derechos humanos por ello no queremos competir contra la lucha de otros colectivos oprimidos ni limitarlos, o de atacarlos para que nos ayuden más a nosotros.

El TEActivismo es igualdad, libertad y fraternidad, nunca odio y siempre amor.

 

IGNACIO F. PANTOJA

Hombres TEA y Mujeres NT

Hola gente:

Me he visto como obligado a escribir este texto por la dificultad que tenemos muchos hombres TEA con mujeres NT.

La verdad yo pienso que los hombres tenemos mayor pulsión sexual que las mujeres, eso me he dado cuenta por mis estudios en biología.

También me he dado cuenta de que solemos ir mucho más nosotros tras ellas que ellas tras nosotros.

En el caso de los hombres TEA las relaciones se radicalizan, muchos quedan virgenes hasta edades avanzadas y son incapaces no ya solamente de tener pareja sino de mantener una relación con una mujer.

Como hombre heterosexual y además TEA quiero decir que para mí siempre ha sido muy complejo la relación con mujeres que me han gustado.

Las mujeres suelen tener miedo o tratar de alejarse de los hombres que están enamorados de ellas y ellas no les corresponden.

Por eso a veces todo es muy muy difícil y siempre al final queda algunas veces en tierra quemada.

Otras veces no, he tenido grandes amistades con chicas que me han gustado.

Por eso, por mí y para todos: ¿podríais responder vosotras como puedo mejorar mis relaciones o la de otros hombres TEA que nos lean?

Gracias y un saludo

LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS TEA

Bueno, si he querido escribir este texto, es porque es el eje del TEActivismo, el eje de la LUCHA TEA, mía y de todas las personas con autismo y sus familiares.

En primer lugar quiero decir que ser autista no es un drama, el drama lo genera la sociedad, la sociedad que nos ve como personas de menos, que no acepta nuestra forma de ser, que califica todo de dificultades e incapacidades.

Una persona autista podría ser feliz en una sociedad donde conviviese con más personas autistas, pero es esa, la sociedad neurotípica opresora la que nos ha convertido en discapacitados, enfermos, dependientes, inválidos, niños eternos, etc…

Nosotros no tenemos la culpa de la sociedad que se ha creado, simplemente hemos nacido en un mundo con mayoría de personas que tienen un neurótico diferente al nuestro.

Nosotros no somos enfermos, discapacitados y todos los calificativos y descalificaciones que nos puedan poner encima nuestro y etiquetarnos de por vida.

La diferencia, la etiqueta nos la pone la sociedad neurotípica opresora, cuando unos padres se enteran del diagnostico del autismo se entristecen, ahí nos etiquetan en vez de respetarnos; se etiqueta cuando los demás niños nos hacen bullying, se etiqueta cuando los profesores de la universidad te ven como un problema en vez de una oportunidad de alguien en que aprender, se etiqueta cuando vas a buscar un trabajo y leen que eres TEA y no te quieren dar una oportunidad.

Se etiqueta cuando una mujer rechaza tu amistad por pensar que “eres un enfermo” y es mejor no acercarse a un “hombre perturbado”.

Todos nosotros hemos nacido libres e iguales, es lo que predican las democracias modernas, las religiones desde hace muchos siglos, sin embargo siempre se nos descalifica, se nos desprecia, se nos rebaja.

Un autista no es un niño eterno, un autista con más de 18 años es un adulto, si no quieren aceptarlo en su problema, que su desarrollo sea diferente no quiere decir que sea peor.

Cuando los neurotípicos nos miran hacia abajo, cuando no quieren que trabajemos con ellos, cuando nos rechazan en salir en grupo, cuando no quieren tenernos en sus clases, en sus mesas para comer con ellos, en ese momento es cuando nos están convirtiendo en algo de menos, no por nuestra forma de ser, por nuestro neurótipo, sino por el trato que nos están dando.

Cuando ellos toman una decisión por nosotros.

Cuando se ejerce sobre nosotros violencia física, psíquica y social….y cuando se niega que exista esta violencia.

 

Y así seguimos en esta sociedad, el autismo es una discriminación invisible, ¡como me gustaría ir a la universidad tranquilo!, ¡como me gustaría que los demás me pudieran comprender!, ¡como me gustaría poder tejer una amistad con una mujer sin que ella se viera acosada por un error mío!

Pero así son las cosas y así es la sociedad y no la podemos cambiar.

Afortunadamente ya hay algo que me da esperanza: hay una tolerancia mayor a las personas con diversidad de género, al colectivo LGTBI, y ver las calles llenas el 28 de Junio me da esperanza de que algún día se llenen tanto el 2 de Abril.

Por eso espero dejar mi huella en este mundo para que algún día el sufrimiento de las personas TEA y sus padres y hermanos que genera la sociedad opresiva no exista.

IGNACIO PANTOJA

LA IMPORTANCIA DEL ASISTENTE PERSONAL EN LOS TEA

El Trastorno del Espectro Autista (TEA), entre otras consecuencias, produce, en aquellas personas que lo sufren, una gran fragilidad social, que se enmascara en una aparente capacidad que acentúa la invisibilidad de sus déficits.

Esta es una de las principales circunstancias que llevan a las personas TEA a la infelicidad, a la frustración, a su marginación, e incluso y, en algunos casos, a la exclusión social.

No basta el tratamiento terapéutico psicológico o psiquiátrico para solventar estas situaciones. Las personas TEA precisan, en muchos casos y con distintas intensidades, un acompañamiento psicosocial para poder resolver aquellas situaciones que ofrece la vida y que, cualquier otra persona, como los neurotípicos, con más o menos dificultades son capaces de asumir posiciones que les llevan a superarlas.

¿En que puede consistir este acompañamiento psicosocial?; y más aún, ¿cómo instrumentar los recursos necesarios para hacer posible ese acompañamiento psicosocial?, son algunos de los retos que el colectivo de personas con TEA reivindican. Y en este mismo sentido, reivindican que la sociedad comprenda que se trata de una necesidad, tan vital, como lo puede ser para las personas con discapacidad motora el encontrar soluciones a las dificultades de movilidad.

Por lo tanto, vamos a tratar de poner de manifiesto en que ha de consistir el acompañamiento, y que parte del ordenamiento jurídico protege los derechos de las personas TEA para ello.

En cuanto al contenido de la asistencia psicosocial, sigo aquí el planteamiento que, los profesionales que estudian este tema proponen como método en el trabajo de asistencia para adultos con TEA.(1)

En efecto la compleja intervención con personas adultas TEA, requiere un tipo de intervención que, además de la técnicamente denominada Planificación Centrada en la Persona,  (PCP), precisa una intervención psicosocial, continua que permita atender a las múltiples necesidades que surgen en la vida cotidiana de estas personas en sus distintos ámbitos de actividad personal, trabajo, estudios y vida familiar y social habitual, esencialmente.

Por eso, es necesaria una atención especializada e individualizada según las circunstancias de cada persona y su grado de afectación, promoviendo la inclusión social de todas las personas adultas TEA (a todos los niveles) en plena igualdad de derechos, sin exclusiones, potenciando sus cualidades y facilitando la generalización de los aprendizajes funcionales para una vida independiente en beneficio de estas personas, así como de la propia sociedad en la que se desenvuelve su vida.

Y dicho esto, es fácil comprender que la atención a de referirse a múltiples actos y situaciones que han de abordar las personas TEA, situaciones de la vida cotidiana que sin apoyo no va a ser posible, en muchos casos, solucionar, dando lugar al fracaso tanto en el ámbito personal como en el laboral y social. El poder recurrir a una persona o institución, y esa es la idea que debe tener ese apoyo psicosocial de un asistente personal, puede solucionar estas situaciones o al menos paliar sus devastadores efectos. Algo que, se aprecia con facilidad para discapacidades físicas o sensoriales, es necesario hacerlo visible también para las personas con Trastornos del Espectro Autista.

Pero la otra cuestión es si existen recursos para ello. Sostener un asistente personal o conformar una Institución, como la FAR, que garantice esa misma asistencia y apoyo ha de constar, además de con la aportación solidaria de todos los usuarios, un apoyo público.

Y ahí hemos de constatar enormes déficits. El marco legal ha de encontrarse en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, cuyo objetivo es la atención a las personas en situación de dependencia y la promoción de su autonomía persona; y este es el caso de las personas TEA, para el caso de que, como dice  su artículo 5.1 a), “Encontrarse en situación de dependencia en alguno de los grados establecidos…”

Y el artículo 14.5, a su vez establece que “Las personas en situación de dependencia podrán recibir una prestación económica de asistencia personal en los términos del artículo 19.”, que se refiere a “La prestación económica de asistencia personal tiene como finalidad la promoción de la autonomía de las personas en situación de dependencia, en cualquiera de sus grados. Su objetivo es contribuir a la contratación de una asistencia personal, durante un número de horas, que facilite al beneficiario el acceso a la educación y al trabajo, así como una vida más autónoma en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria. Previo acuerdo del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia se establecerán las condiciones específicas de acceso a esta prestación.”

Este es el punto en el que, una persona adulta con TEA, debe contar con el apoyo de los profesionales, cualificados y especializados, para apoyar las necesidades de las personas TEA de modo que puedan solventar las dificultades que les impiden llevar una vida digna en el ámbito de sus actividades personales, familiares y sociales.

No es una reclamación ociosa. Es muy importante para procurar que una persona con TEA tenga la misma posibilidad que cualquier otra persona de poder ejercer sus derechos de ciudadano pleno, y evitar caer en la exclusión social. No solo porque es una inversión, incluso económica, que evitará los costes sociales derivados de la marginación, sino porque dará una oportunidad a la felicidad y a la vida digna de las personas con TEA.

  1. Por ejemplo el Equipo Técnico de la Fundación Ángel Rivière (FAR).

 

IGNACIO PANTOJA

Salir del Armario

Bueno, creo que es necesario escribir este artículo por la cantidad de personas que me habéis preguntado esto.

Aclaro que salir del armario en este caso se trata de contar que eres Aspie (que etas dentro del TEA) al resto de personas.

Bien, según mi propia experiencia, contar que eres TEA no es una decisión personal sino una necesidad impuesta por la sociedad.

Una personas con TEA no es libre de ocultar lo que le pasa a los demás.

Bien expliquemos esto:

Una persona con TEA puede callarse lo que le pasa, pero nunca va a pasar desapercibido para el resto, curiosamente a las personas que más se les nota son aquellas que niegan esto continuamente, que dicen que no se les nota, cuando ellas mismas hasta en la forma de hablar o de moverse indica claramente que no son neurotípicas.

Quizá no sea muy fácil de entender pero para mí la realidad se ha convertido en un infierno cada vez que en un grupo nuevo he omitido ser TEA, las situaciones de hostilidad e incomprensión han sido muy brutales y duras.

La contrapartida de esto es que cada vez que me tengo que incluir en un nuevo grupo tengo que explicarles que es ser TEA y esto es una labor costosa, sobre todo porque hay gente que piensa “ y eso a mí que me importa”, sin embargo debido a mi comportamiento todos me dan la razón con el tiempo es que lo mejor es que les hubiera advertido.

El TEA se manifiesta es muchas cosas, en las estereotipias, en la torpeza social, en los intereses restringidos…es inútil tratar de ocultárselo a los demás, todos sabrán que algo pasa.

Por eso muchas veces nosotros mismos nos cansamos de tener que entrar en grupos nuevos o de conocer nueva gente.

Una vez una chica que conocí que tenía muy poca empatía me dijo que la gente no iba contando por ahí que tenía “candidiasis vaginal”…creo que no hace falta explicar los motivos por los que esta persona era tan inculta y tenía tan poca empatía.

El hecho en sí es que para un gay salir del armario es una opción, pero nosotros nos vemos obligados a ello para que los demás no nos traten de manera hostil o agresiva.

Y ahora vuelvo al tema de la lucha por la neurodiversidad y el TEActivismo y es que un TEA tiene que contar lo que es incluso para encontrar un trabajo, no tenemos derecho a guardárnoslo porque no es algo considerado como “bueno” ni como “normal”.

Por ello yo aspiro a un mundo, en un futuro, en el que el TEA sea conocido como algo natural y normal y no necesitemos estar continuamente explicándolo y necesitar de la compasión de la gente solo por el hecho de ser quienes somos.

Y esto una vez más se conseguirá con concienciación, con LUCHA TEA y con TEActivismo.

¿Nos ayudas?

 

 

IGNACIO F. PANTOJA

Salir del Armario

Bueno, creo que es necesario escribir este artículo por la cantidad de personas que me habéis preguntado esto.

Aclaro que salir del armario en este caso se trata de contar que eres Aspie (que etas dentro del TEA) al resto de personas.

Bien, según mi propia experiencia, contar que eres TEA no es una decisión personal sino una necesidad impuesta por la sociedad.

Una personas con TEA no es libre de ocultar lo que le pasa a los demás.

Bien expliquemos esto:

Una persona con TEA puede callarse lo que le pasa, pero nunca va a pasar desapercibido para el resto, curiosamente a las personas que más se les nota son aquellas que niegan esto continuamente, que dicen que no se les nota, cuando ellas mismas hasta en la forma de hablar o de moverse indica claramente que no son neurotípicas.

Quizá no sea muy fácil de entender pero para mí la realidad se ha convertido en un infierno cada vez que en un grupo nuevo he omitido ser TEA, las situaciones de hostilidad e incomprensión han sido muy brutales y duras.

La contrapartida de esto es que cada vez que me tengo que incluir en un nuevo grupo tengo que explicarles que es ser TEA y esto es una labor costosa, sobre todo porque hay gente que piensa “ y eso a mí que me importa”, sin embargo debido a mi comportamiento todos me dan la razón con el tiempo es que lo mejor es que les hubiera advertido.

El TEA se manifiesta es muchas cosas, en las estereotipias, en la torpeza social, en los intereses restringidos…es inútil tratar de ocultárselo a los demás, todos sabrán que algo pasa.

Por eso muchas veces nosotros mismos nos cansamos de tener que entrar en grupos nuevos o de conocer nueva gente.

Una vez una chica que conocí que tenía muy poca empatía me dijo que la gente no iba contando por ahí que tenía “candidiasis vaginal”…creo que no hace falta explicar los motivos por los que esta persona era tan inculta y tenía tan poca empatía.

El hecho en sí es que para un gay salir del armario es una opción, pero nosotros nos vemos obligados a ello para que los demás no nos traten de manera hostil o agresiva.

Y ahora vuelvo al tema de la lucha por la neurodiversidad y el TEActivismo y es que un TEA tiene que contar lo que es incluso para encontrar un trabajo, no tenemos derecho a guardárnoslo porque no es algo considerado como “bueno” ni como “normal”.

Por ello yo aspiro a un mundo, en un futuro, en el que el TEA sea conocido como algo natural y normal y no necesitemos estar continuamente explicándolo y necesitar de la compasión de la gente solo por el hecho de ser quienes somos.

Y esto una vez más se conseguirá con concienciación, con LUCHA TEA y con TEActivismo.

¿Nos ayudas?

Diversidad Funcional y mascotas

Quienes hemos tenido alguna vez una mascota sabemos el vínculo tan especial que nos une a ella.Alguien muy sabio dijo una vez que quien nunca ha amado a un animal,tiene una parte muy importante de su alma aún por descubrir y yo así lo creo.Considero que ningún niño debería crecer sin tener un animal al que cuidar y querer cerca,porque ayuda a los pequeños a aprender a ser responsables y empáticos,y respetuosos con la naturaleza.

En el caso de las personas con diversidad funcional,los beneficios de la convivencia con un animal son especialmente notorios,razón por la cual cada vez son más populares las terapias con animales,y tener una mascota puede ser realmente ventajoso para estas personas.

En primer lugar,el animal ayuda a mitigar el sentimiento de soledad e incomprensión,ya que los animales no entienden las etiquetas que ponemos,justificadamente o no,los humanos,y tampoco les importan las diferencias,sino que simplemente corresponden al cariño y los cuidados recibidos con ternura y fidelidad.Esto puede ayudar a la persona con diversidad funcional a paliar los problemas de ansiedad y depresión que tan frecuentes y dolorosos suelen ser en la vida de estas personas,y les permite mejorar su autoestima y confianza,lo que les será muy útil a la hora de establecer relaciones con sus pares.

La mascota también puede ayudar a personas con Asperger u otros tipos de diversidad funcional que puedan afectar a la psicomotricidad a aumentar su nivel de actividad física y mejorar sus habilidades motoras,mediante el juego,los paseos,las carreras…

También pueden ayudar a estas personas a superar sus problemas de relaciones sociales,pues pueden llamar la atención de otras personas y dar lugar a conversaciones espontáneas y,dado que la presencia del animal suele hacer que la persona se sienta más segura y calmada,puede ayudar a mitigar los efectos de la ansiedad o fobia social que de forma no infrecuente pueden experimentar muchas de estas personas.

Además,los animales pueden ser excelentes entrenadores de habilidades sociales:un perro,por ejemplo,es un ejemplo de lealtad,reciprocidad y afectividad,mientras que un gato puede enseñar autonomía e independencia,a estar pendiente de las señales sutiles que nos envían los demás en el trato social y a respetar el “no”.

Por estas razones creo que una mascota puede ser un gran apoyo para mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional,y un perfecto complemento a las otras terapias o entrenamientos que puedan recibir.

En el nombre de Dios

Antoine Faure galopaba con su noble corcel por las praderas del norte de Francia, la misión era necesaria y justificada, unos monjes de un convento cercano habían alertado al mismísimo rey de que unos aldeanos habían practicado artes oscuras y orientales cerca de allí y el Demonio había excretado su presencia.

Como templario con 20 años de experiencia estaba muy claro lo que debía de hacer, extirpar la maldad del mundo terrenal y devolverla a la oscuridad de los infiernos donde el Maligno mora.

Tras una parada en una posada a varios kilómetros del lugar del pecado, Antoine recogió toda la información que pudo, los aldeanos se había rebelado contra su señor y la Iglesia católica y organizaban fiestas paganas en un valle con rituales oscuros, sacrificios humanos, herejías, lujuria y adoración de Satanás.

Sinceramente se sentía tan preocupado por esa aberración que no espero a que se hiciese de día ni durmió en la posada, directamente como caballero y siervo de Dios salió en su caballo llevando en una mano la espada y en la otra la Sagrada Biblia.

Cuando llegó y vió el fuego observó el infierno terrenal: hombres y mujeres jóvenes fornicaban entre ellos como una nube de mosquitos mientras bebían y hacían blasfemias contra Dios y en nombre del Maligno.

El hedor a azufre era inconfundible.

Sin ningún remordimiento saco su espada y uno por uno mato a esos paganos poseídos por el Diablo.

Cuando acabó con ellos (unas tres docenas de hombres y mujeres que habían perdido su alma) les dio sepultura cristiana y rezó a Dios por si habría alguna salvación para alguno de ellos (aunque en su sabiduría de religioso sabía que había poco que hacer por el alma de esos malnacidos).

Aún quedaba lo más difícil.

Subió la montaña arriba y encontró lo que sabía que existía: un coro de faunos que bailaban histéricamente alrededor de un ser de tres metros con cuerpo de hombre y cabeza de macho cabrío.

Cuando los seres inmundos lo vieron se lanzaron contra él cual perros del demonio, con sus cabezas humanas y sus dientes de tiburón y él uno a uno corto sus cabezas y derramó su sangre en el suelo.

Entonces el gigantesco macho cabrio se puso en pie con intención de agarrar una enorme roca y aplastarle.

-¡En el nombre de Dios clemente y misericordioso!- grito Antoine- ¡Que el mal perezca y el bien prevalezca!.

Y mientras se santiguaba agarró su espada con firmeza y se lanzó con determinación ante ese abominable ser.

Esquivo la roca y con su técnica de exorcista le saco el corazón del pecho, ante lo cual el enorme monstruo empezó a disolverse en una llama verde mientras emitía unos bramidos imposibles de describir.

Antoine quemó el corazón con agua bendita.

Después se arrodilló ante el Señor de los Cielos y rezó varias veces.

Cuando miró hacia el este, el sol empezaba a salir.

Una vez más había cumplido su misión en la vida y había derrotado al mal.

Su salvación estaba asegurada y pronto se reuniría con el Padre.

 

IGNACIO PANTOJA

Sexualidad en los TEA

Quiero hablaros hoy de un tema delicado, porque ya de por sí son delicados estos temas en las personas neurotípicas.

Pero aún así quiero comentarlo porque soy persona y como toda persona, a pesar de autista tengo sexualidad.

En mi propia experiencia y en la experiencia de otras personas con TEA con las que me he relacionado y/o he tenido amistad he observado que todos y cada uno tenemos nuestra propia opinión sobre la sexualidad, es decir, no se puede generalizar en el tema de la sexualidad por los TEA.

He observado que hay teas que somos heterosexuales, otros son homosexuales, otros tantos bisexuales y supongo que aunque no lo haya conocido habrá también transexuales.

Y además he conocido personas con tea que dicen ser asexuales porque no les interesa lo más mínimo la sexualidad.

Bien, el problema no es este, sino más bien el binomio que existe entre la sexualidad y la discapacidad.

Hay personas que por su discapacidad no pueden ejercer una vida sexual plena porque no tienen posibilidad física para ello y eso se lo impide.

Sin embargo en nuestro caso el impedimentos que tienen algunos tea en su sexualidad es muchas veces relacionado con nuestra incapacidad de tener relaciones sociales normales, o sea, de no ser neurotípicos.

Contemos también que para los hombres tea es prácticamente imposible estar con una mujer nt, no solamente es difícil tener una relación afectivo-sexual sino que muchas veces mantenerla de amiga y que no se sienta intimidada por razones de genero puede producir muchas diferencias y problemas en la relación.

Con esto quiero decir que muchas de las personas con tea se ven tristes por no poder tener una vida sexual satisfactoria y se sienten solos y con tendencia a la depresión. Esta es una de las grandes barreras que tenemos las personas con tea, uno de los muros más sólidos que nos separan de la sociedad de los “normales”.

No solamente es difícil incluirse en un grupo de neurotípicos, sino que para muchos teas heterosexuales hombres les es muy difícil encontrar pareja ya que al igual que existe un gueto asperger para sentirse incluido y la gran mayoría de los tea nos relacionamos solo entre diagnosticados, las mujeres con tea son en proporción de una a ocho hombres con lo cual la competencia y la frustración para poder tener una relación afectivo-sexual con una mujer son enormes.

Nada más simplemente quería exponer que como personas necesitamos tener una vida sexual plena porque es parte de nuestra salud, tanto física como mental pero es prácticamente imposible desarrollarla en nuestra sociedad de hoy en día.

También se ha de suponer (y no quiero entrar en el debate ético) de que algunas personas con tea recurren a prostitutas para satisfacer sus necesidades. Cosa en la que prefiero no pronunciarme, pero que evidencia la frustración y la imposibilidad de sentirse bien y con salud mental en la vida.

Hace un tiempo apareció la figura del asistente sexual que son personas especializadas en practicar sexo con personas con discapacidad, de manera etica, sana y sin verse metidos en problemas de mafia o de ilegalidad como con el de la prostitución.

Personalmente no quiero opinar si estaría alguna vez con una asistente sexual pero me parece interesante que a los tea y a otras personas con discapacidad se nos dé la oportunidad de tener la experiencia sexual y no quedar siempre como niños eternos o personas asexuales, que al final nos hace menos personas y por debajo de los llamados “normales”.

 

Ignacio Pantoja

El Ghosting a las personas TEA

Bien, me gustaría tratar un tema que hemos tocado muchas veces de refilón pero nunca en profundidad.

Me refiero al ghosting.

Quiero decir para empezar que este artículo no trata de hacer un victimismo, de decir simplemente “por ser autista me veo solo” o de decir “deberían ser mis amigos porque soy autista”.

Sinceramente creo que el ghosting es algo mucho más serio y mucho más profundo que un simple victimismo o una quejitona continua, sino algo que empieza en nuestra infancia y se prolonga en toda nuestra vida.

Veamos, la palabra ghosting viene de “ghost” que en inglés significa fantasma, esto viene a ser que te traten como a un fantasma o como se dice en el español que te hagan el vacío.

Las personas con TEA sufrimos el ghosting desde nuestra mayor infancia, o desde antes, muchas veces los padres abandonan la familia para no tener que cargar con un hijo autista y dejan a la madre sola…esto para mí ya es ghosting.

El ghosting continua desde que empezamos la guardería donde somos víctimas de la incomprensión de los otros niños, las madres de los otros niños y de los profesionales que probablemente quieren que abandonemos la guardería y de los que son incapaces de darnos un diagnostico con el “ya se le pasará”.

El ghosting no es una pieza separada del puzzle del autismo, se prolonga toda nuestra vida y afecta a toda nuestra familia. Nuestros padres reciben ghosting de la administración y de los gobiernos regionales y nacionales al no darnos ayudas.

Recibimos ghosting cuando de adultos no nos cogen en las entrevistas de trabajo, cuando los gobiernos no dan subvenciones a fundaciones como la Ángel Rivière o nos impiden tener nuestros derechos como al asistente personal o a la discapacidad reconocida.

También recibimos ghosting cuando nos incapacitan, nos privan de libertad, nos quitan nuestro derecho al voto y al matrimonio o nos encierran en una institución y nos medican contra nuestra voluntad.

El ghosting va mucho más allá de que todas las personas de nuestra clase queden para celebrar el fin de exámenes y nos digan que nosotros no podemos acudir porque tenemos un cerebro muy diferente.

El ghosting es la discriminación que abarca la vida de los TEA y de las familias TEA…ya que nuestros padres y hermanos también sufren.

El ghosting no es solo vernos solos, que no queden los NTs con nosotros después de clase, que no se no temen un café con nosotros en la universidad, es que un día nos veamos sin nuestros padres, desamparados, sin trabajo y sin vivienda y sintamos un dolor tan grande en nuestro interior que nos den ganas de quitarnos la vida.

Por ello quiero decir que el ghosting como yo lo llamo no es una tonteria, ni es motivo de victimismo o de queja, sino de hacer conciencia de ello para que todos y todas las autistas algún día nos veamos liberados de ello y seamos ciudadanos de pleno derecho como los neurotípicos.

Y esto se consigue con el TEActivismo. ¿Me ayudas?

 

Ignacio Pantoja