Los relatos de Ignacio: Pánico en la Granja

Lubiana Wilson miro por la ventanilla, a lo lejos se veía aún el humo negro de la ciudad, sus coches, sus ruidos y sus pestes.

En el horizonte se veía el verde del campo y el olor a clorofila le penetraba por las fosas nasales.

El recuerdo de visitar cada verano a sus abuelos le traían recuerdos entrañables desde su más tierna infancia, sus abuelos, aquellos seres bondadoso, amables y cariñosos que la esperaban.

Y allí llego, a la estación del pueblo, donde su abuela, con su tacto cálido y amoroso la abrazo con la dulzura de siempre, y su abuelo, ese hombre con muchas heridas en la vida pero de gran corazón la puso una sonrisa de ángel benévolo.

Pronto fueron a la finca en el antiguo coche de su abuelo, allí estaba, en medio de la naturaleza, su hogar, donde tomaron la comida de la cocina de su abuela, que no era sino la mejor del mundo, leche con miel y los ricos bollos que cocinaba para su nieta.

Cuando se sentaron al fuego de la chimenea, su abuelo le contó las historias de su juventud con muchísima ternura y ambos rieron en todo el calor del amor abuelos y nieta.

-Las gallinas están muy alteradas- comento el abuelo- quizá vaya a llover.

Dicho eso la acostaron con caricias en una cama suave y reconfortante.

Fue entonces cuando lo escucho. Un grito desalmado, empezaba a amanecer aunque el sol no había salido.

Lubiana pisó el suelo, estaba frío, el calor de la chimenea se había ido.

No se escuchaba nada, aunque creía haber odio ruidos, ruidos extraños, que parecían no haber salido de allí, ¿o fue todo una pesadilla?.

-¡Abuela!, ¡Abuelo!- grito ella.

Al no obtener respuesta se dirigió a su habitación y vio la cama vacía, parecían que se habían levantado, ¿pero por qué tan pronto?

Bajó las escaleras y llegó a la cocina, entonces vió algo, una gallina estaba en la ventana y la miraba.

-¿Qué ocurre?

Salió afuera, algo no andaba bien.

Caminó, escuchaba voces en el gallinero, debían de ser sus abuelos.

Empezó a caminar por el pequeño camino de tierra, cuando yo un crujir tras suyo y cuando se giro de manera instintiva vio algo que le helo las venas.

Un gallos descomunal, de casi un metro y medio de alto estaba postrado tras de ella.

El corazón la empezó a bombear a mil por hora, salió corriendo, con la cara llena de pavor a punto de romper a llorar, por algo notaba que el gallo la estaba persiguiendo.

Entonces entro en el gallinero, tropezó y se callo, se sumió en la oscuridad y empezó a llorar frágilmente.

De repente una luz siniestra lo iluminó todo, una luz purpúrea, algo que no era de este mundo.

A su alrededor había gallinas, gallos y algunos de ellos eran sobrenaturalmente enormes, dos de ellos, apostados a su alrededor median más de dos metros y por algún motivo que no se puede entender Lubiana intuyó que la estaban juzgando con sus ojos apáticos de ave.

Lubiana sintió el terror abismal, no el miedo de cuando se montó en bicicleta por primera vez o se tiro desde un trampolín, sino el miedo que te deja seco los vasos sanguíneos y hace que tu corazón explote.

Y en ese momento, antes de que expirase su último aliento de vida lo vió, una criatura en forma de lagarto con ala y cabeza de gallo, lo último que pudo ver fue su pico clavarse en el pecho abierto y ensangrentado de sus abuelos, quienes sin rastro de vida tenían sus ojos abiertos con la mirada puesta en la eternidad.

Y en ese momento la reventó el corazón.

El Diablo visitó la finca de los Wilson en ese verano de 1990, sin saberse porqué.

IGNACIO PANTOJA

Los relatos de Ignacio: LOS OJOS VERDES

John Ford se levanto muy pronto, era aún de noche y justo ese día no tenía que trabajar.

Sentía un intenso dolor de cabeza, tanto que le aplastaba el craneo.

Había visto esos ojos antes, ¿pero donde?, esos ojos verdes de intensa belleza femenina.

¿Pero eran reales? No podía ser, tenía que ser una ninfa, no podían existir, sin embargo tenía que haberlos visto en algún momento, quizá cuando era niño.

Eran demasiado reales.

Se levanto y salgo del hotel rápidamente, afuera llovía intensamente.

Cogió un taxi y fue al puerto, algo le pedía ir, una conexión que no podía explicar.

Con un viejo periódico bajo la cabeza se aproximó a la barandilla del puerto, entonces…como si una descarga eléctrica recorriese su cuerpo lo vio…dos ojos verdes inmensos dentro del mar, como si un monstruo marino le acechara de las profundidades, dispuesto a arrancarle del paseo marítimo y llevárselo a la oscuridad del fondo del océano.

Regreso corriendo a su hotel, con una taquicardia y una taquipnea que el taxista sugirió varias veces si acercarle al hospital.

Cuando llego al recibidor fuel blanco de todas las miradas, empezó a vomitar sangre.

Llego al baño de su suite y se miro en el espejo tras lavarse la cara, entonces los volvió a ver, esos ojos preciosos, como dos esmeraldas le miraban.

Metió la mano en un cajón, saco un objeto y apretó, de su cerebro salió un río de sangre.

-Lo encontramos comisario- dijo la joven agente- aquí está el asesino en serie de todas las chicas que desaparecieron durante el año pasado, que pena que no se encontrasen sus cadáveres nunca…

IGNACIO PANTOJA

Los relatos Ignacio: PESADILLA Y SUEÑO

Me encontraba solo, una suave brisa me daba en la cara, tenía los ojos cerrados.

Entonces sentí una llama negra en mi interior, mire al suelo…estaba despoblado de plantas, había edificios altos y hostiles, verjas electrificadas.

Caí desde arriba, choque contra el suelo que estaba lleno de piedras y cristales y la tierra comenzó a engullirme…

La tierra me engullía, yo me resistía, montaba en cólera, intentaba moverme pero las rocas y la tierra me presionaban.

Entonces la llama negra de mi pecho empezó a crecer, me empezó a doler y caí en un pozo, un pozo negro sin fondo..perdí la consciencia durante unos instantes.

Cuando desperté estaba atado con cadenas de pies y manos, el suelo estaba frío y áspero, escuchaba unos pasos, un foco me apunto…

Unos gritos intimidantes empezaron a proferirme insultos, amenazas, note que el pecho se doblaba contra mí mismo y se me autoengullía.

Un montón de hombres altos y grandes con cara agresiva, dispuestos a practicarme el peor de los tormentos, vestidos con lujosos trajes me miraban como si mirasen al ser mas abyecto del infierno.

Sacaron motosierras y las encendieron, sentí lo más espantoso que puede sentir un ser humano.

Entonces algo exploto, la llama negra que había al lado de mi corazón había reventado y ahora había una llama blanca y brillante.

Los hombres trajeados retrocedieron un paso, se les empezaba a ver asustados, como si me temieran, sus motosierras se deshicieron como un helado al sol, corrieron, pero se quedaron sin ropa, fueron quedÁndose hasta en calzones y después se deshizo su piel, pude ver sus caras de dolor y sufrimiento como se deshacían en el suelo hasta desaparecer.

Entonces me sentí muy muy fuerte, muy poderoso, rompí las cadenas de mis manos y mis pies con determinación.

Entonces alce el puño en alto y comencé a ascender, seguía el camino de la luz brillante de mi corazón, atravesé la tierra y vi un césped enorme, un sol radiante y arcoíris, al lado lagunas, seguí ascendiendo y llegue a las nubes…

Había nubes de algodón, y sobre ellas había ángeles con forma de mujer, tan hermosas que cualquier hombre moriría de amor con solo verlas.

Quede relajado, notaba seguridad y calma, esas ángeles empezaron a cantarme con unas voces tan hermosas que eran sobrenaturales mientras me besaban con sus dulces bocas, un rocío suave rozo mi cara y un rayo de sol ilumino mi pecho entre las nubes.

Me sentía amado.

IGNACIO PANTOJA

ACERQUÉMONOS

Las personas con TEA, también queremos estar cerca, es cierto que a veces buscamos la soledad, parecemos ariscos, bordes o antipáticos.

A veces nos cuesta el contacto físico, nos disgusta saludar, dar la mano, dar abrazos y besos pero muchas veces necesitamos un abrazo, un beso, una caricia o una palmada en la espalda aunque no se de cuenta la gente neurotípica nosotros también sentimos y tenemos empatía.

Queremos estar cerca y no lejos aunque veamos a los demás niños jugando al futbol y no entremos en el partido también nos gustaría participar, sonreír y sentir el compañerismo del deporte.

Puede que las discotecas nos atruenen con su ruido, que nos agobie el peso de la gente alrededor o que nos contamine el olor a tabaco y a alcohol, pero si queremos sentirnos juntos, apoyados, disfrutar de los momentos y de las emociones con los demás

Las personas con TEA no nos gusta que nos toquen, somos pudorosas, pero en el fondo si queremos compartir nuestra vida afectivo sexual con los demás, queremos cariño, dulzura, amabilidad, disfrutar de nuestra sexualidad.

Buscamos afecto, comprensión, empatía, amistad y amor.

No queremos estar lejos porque nosotros también queremos estar cerca.

Ignacio Pantoja

Los relatos de Ignacio: Oceanía

Soñé que me encontraba en una corriente de gente, los niños se agarraban a los brazos de sus padres y se dirigían a un lugar común, gritos de júbilo, vítores, los proles festejaban aquel día, me aleje de allí y contemple a la gente del Partido Exterior, todos vestido con el mono azul, disciplinada y diligentemente, como en un verdadero acto militar se dirigían a la Gran Plaza, entonces ,me encontré allí en el medio, los miembros del Partido Interior con su traje de negro dedicado a los antiguos trabajadores de la mina.

Sentados en vitrinas observaron a la gran masa de miembros del partido exterior, y tras ellos los proles, muchos hombres con sus hijas bajo sus hombres había ido a ver el infinito esplendor de Oceanía. Los que se encontraban arriba movieron repitieron algunas ordenes y varios fuegos artificiales llenaron el cielo de color a mitad del día con los colores del Partido Único…trompetas, música, salvas militares, gritos de ¡VIVA EL GRAN HERMANO!, el puño en alto repetido varias veces ¡POR LA REVOLUCIÓN, POR EL GRAN HERMANO, POR EL PARTIDO! Gritáron furiosamente los miembros del Partido Exterior y los proles lo repitieron como ovejas.

Entonces se dijo por las grandes telepantallas, Eastasia era el verdadero enemigo, lo había sido siempre, desde el inicio de los tiempos, desde que el Gran Hermano y el Partido Único habían creado el Universo…Eurasia simplemente era un aliado. Nunca se había estado en guerras con ellos.

Entonces se encendieron a la vez todas las telepantallas y se vieron decapitaciones a esteasiaticos y todos aplaudimos fervientemente y nos pusimos muy contentos.

Se repitieron las consignas y levante el puño en alto más vivo que nunca: ¡LA IGNORANCIA ES LA FUERZA! ¡LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD! ¡LA GUERRA ES LA PAZ! Y entonces me sentí enormemente feliz pues sabia que ahora mismo aparecería en la inmensas telepantallas la imagen del Gran Hermano…¡¡¡y allí estaba!!! ¡VIVA EL GRAN HERMANO! grite… Nunca había estado más feliz en mi vida…
Era Oceanía…

IGNACIO PANTOJA

EL TEActivismo

Pensando estos días muy detenidamente en ello, pienso que el TEActivismo debe de ser una lucha por los derechos de los TEA sus familiares, que son todo el colectivo.

Debe de ser una especie como es en el feminismo la sororidad pero en las personas autistas, una manera de apoyarnos ya que las personas neurotípicas, a excepción de nuestros familiares nunca nos van a apoyar y comprender.

Los neurotípicos nos dan miedo, eso lo sabemos todos, simplemente ver sus miradas intimidantes, sus comportamientos y sus mentiras nos echan para atrás y ya nos cuesta que nos acepten y no nos ghosteen.

Pero hay algo que me da más miedo y es el ghosting entre propias personas TEA, ese ghosting en el que algunos TEA se piensan superiores a otros por ser más funcionales, ser más inteligentes o tener más poder.

Ese tipo de ghosting me preocupa más que en los neurotípicos porque nos divide a nosotros mismos que son los únicos que nos podemos ayudar.

Y es que el TEActivismo es la fraternidad entre las personas autistas y si hay algunos que comenten abusos de poder, que quieren dominar o ser los líderes esa fraternidad se pierde.

El ser un buen TEActivista requiere el saber compartir con los TEA e integrarles, no es imponerles y en mandar sobre ellos y querer que solo tus ideas sean las que valgan.

Así lo que se consigue es que las propias personas autistas marginen y discriminen a otras y se comporten como nts.

Y desgraciadamente he vivido muchos caso así.

Por eso creo que el primer paso para defender nuestros derechos frente a los nt es conseguir la fraternidad entre nosotros y no tolerar que algunos pocos quieran romper la integración que todo buen TEActivista busca.

IGNACIO PANTOJA

El horror del Ghosting hacia los TEA

Bien, me gustaría tratar un tema que hemos tocado muchas veces de refilón pero nunca en profundidad.

Me refiero al ghosting.

Quiero decir para empezar que este artículo no trata de hacer un victimismo, de decir simplemente “por ser autista me veo solo” o de decir “ellos deberían ser mis amigos porque soy autista”. Trato de explicar un sentimiento nacido de una realidad vivida.

Primero merece la pena explicar lo que entiendo por ghosting. Esta palabra la aplico a estas situaciones y proviene de la inglesa “ghost” fantasma, es decir, con ella se trata de expresar una situación en la que te sientes que te tratan como a un fantasma, como que no te ven, o como se dice en el español que te hacen el vacío.

Sinceramente creo que expresar lo que sentimos con el ghosting es algo mucho más serio y mucho más profundo que una simple actitud victimista o una queja continua, sino algo que, afectándonos profundamente, empieza en nuestra infancia y se prolonga en toda nuestra vida.

Como digo, las personas con TEA sufrimos el ghosting desde nuestra infancia, o desde antes, y no hace falta llegar a casos extremos que también suceden, muchas veces los padres abandonan la familia para no tener que cargar con un hijo autista y dejan a la madre sola…esto para mí ya es ghosting, que puede suceder en muchos casos pero cuando sucede en el seno de una familia con un miembro TEA, es el comienzo o la continuidad de una actitud social.

Desde que empezamos la guardería donde somos víctimas de la incomprensión de los otros niños, o mas generalmente, de las madres de los otros niños y de los profesionales que probablemente quieren que abandonemos la guardería y de los que son incapaces de darnos un diagnostico con el “ya se le pasará”.

El ghosting, por eso, tampoco es una pieza separada del puzzle del autismo; es común que se prolonga toda nuestra vida y afecta a toda nuestra familia. De tal manera que muchas veces nuestros padres tienen que ayudarnos a manejar la frustración y el malestar de vernos sin amigos, de ver como nuestros semejantes acuden a fiestas, quedan entre ellos y se dan apoyo; consiguen novia y nosotros nos quedamos solos.

Fin de semana tras fin de semana viendo en las redes sociales las fotos de nuestros compañeros acudiendo a fiestas sin nosotros y eso nos hace plantearnos el porqué. ¿Somos realmente tan monstruosos o tan malas personas como para qué no quieran incluirnos? ¿Tenemos que estar excluidos de por vida?

En esta frase resumo el ghosting, el maltrato físico, el bullying, las burlas y otras formas de acoso denunciables son mucho más visibles pero el ghosting también puede hacer muchísimo daño e incluso que la persona se plantee el quitarse la vida por verse abocado a la soledad y no tener esperanza.

El ver como desde la adolescencia tus compañeros empiezan a salir juntos y a relacionarse con las chicas mientras tú te quedas apartado no es una situación denunciable, ahí no te están maltratando, sin embargo, tú te estás sintiendo dolido, sientes dolor de verte apartado, de tener una necesidad que no te están dando, de ser el diferente, de ser el freak del lugar.

Una necesidad, una frustración que puedes pagar con ira con los que más te quieren como tus padres.

Que puede llevarte a desarrollar depresión, malestar general, odio hacia el mundo y otras patologías concomitantes que no pueden ayudarse con medicación ni con psicoterapia

En un plano más próximo, más de la vida cotidiana, lo sentimos cuando, como estudiantes o trabajando, todas las personas de nuestra clase o trabajo queden para celebrar el fin de exámenes, o cualquier otra cosa y nos digan que nosotros no podemos acudir porque tenemos un cerebro muy diferente.

¿Quien juzga que es un cerebro diferente y que no lo es? ¿Es acaso tener un cerebro diferente, como me decía un ex compañero de carrera el motivo por el que yo tengo que verme privado de la felicidad de estar incluido con mis compañeros? ¿De tener que estar solo en casa encerrado sin planes? ¿De agobiarme y torturarme la mente? ¿Por qué tengo que pasar esto? ¿Es ser Asperger un delito?

Como he dicho antes ghosting es la discriminación que abarca la vida de los TEA y de las familias TEA y de otras familias con personas con discapacidad…ya que, inevitablemente, nuestros padres y hermanos también sufren.

¿Es que acaso los neurotípicos piensan que nosotros vamos a creernos siempre que se pasan 24 horas al día ocupados y 365 días al año? ¿Es que creen que nos chupamos el dedo, que no vemos sus redes sociales donde están con otros amigos en bares y en fiestas? ¿Como se atreven a querernos hacer tragar una mentira que todas las personas con tea entre nosotras hablamos y comentamos que es mentira?

El ghosting y el aislamiento que nos hacen las personas neurotípicas puede pasar de años a décadas estando ocupados, muchas veces incluso nos quieren hacer creer que están tan ocupados que no leen nuestros wasaps aunque les veamos en línea y se niegan a contestar durante meses.

¿Y es que acaso esto no es discriminación? ¿No es fobia al diferente, misautismia, odio a las personas con autismo y exclusión?

Que llegue un día que las personas que nos han protegido y ayudado que son nuestros padres no dejen solos en este mundo de neurotípicos que no nos comprenden y que muchas veces sentimos hostiles y no tengamos a quien agarrarnos para que nos den cariño y apoyo.

Por otro lado podemos plantearnos lo siguiente:

¿Qué se está haciendo mal?

En mi caso que no tuve diagnostico hasta ser mayor de edad siempre mis padres me desprotegieron en el colegio donde hasta algunos profesores bastante inútiles me hicieron bullying; pero quiero recordar que hay casos en que los padres de personas con TEA que han sido diagnosticados tempranamente han hecho lo posible por mantenerlos alejados de sus compañeros, de los neurotípicos, por testimonios como el mío de adulto y del verdadero terror que he pasado con el bullying.

¿Pero es eso lo mejor y lo más efectivo?

Decirle a un chico que no se vaya con sus iguales, decirle a los profesores que le metan en una aula TEA, separarle de sus compañeros, encerrarle en un home schooling…eso de estar encerrado en su propia burbuja, de estarse horas y horas frente al televisor y la videoconsola, de crearse un hábito de no salir de casa y ser un niño eterno atado a tus padres…¿no crea un problema mayor a la larga?

Si separamos a los niños TEA por el miedo a que sean bulleados, les estamos quitando la oportunidad de relacionarse con sus iguales y a sus iguales de conocer lo que es el TEA.

La educación debe de realizarse entre personas diferentes, con diferente género, raza, orientación sexual y por supuesto neurodiversidad, la educación debe fortalecerse en los valores del respeto al diferente…si mantenemos a los niños TEA excluidos por sistema conseguiremos que sean adultos excluidos del sistema, que carezcan de herramientas básicas para relacionarse y que acaben solos en una burbuja.

Es un ghosting promovido desde fuera del que debo advertir.

En definitiva: Todas las expresiones del ghosting son duras, difíciles, e incluso, frecuentemente, cursan con baja autoestima, e incluso con enfermedad mental del tipo de, depresión, ansiedad, fobia social, y siempre nos veamos dominados e invadidos por un miedo inexplicable a la normal convivencia.

Por ello quiero decir, muy claramente, que el ghosting como yo lo llamo, no es algo banal, ni es motivo de victimismo o de queja, sino que causando tanto dolor y sufrimiento, es necesario que la sociedad tome conciencia de que se produce, para que todos y todas los y las autistas algún día nos veamos libres de ello y podamos estar integrados en la sociedad como el resto de personas.

Si no paramos fenómenos de exclusión como el ghosting tendremos a un colectivo cada vez más numeroso más apartado de la sociedad y más proclive a la exclusión social y a la mendicidad o al ingreso hospitalario permanente y a su privación de derechos.

Puede que el autismo no interese a quienes no tienen un familiar que lo padezca (que lo padezca de la sociedad neurotípica quiero decir), pero cualquier día puede tocarte y ese millón y medio de personas que lo padecen va a seguir aumentando a medida que mejoren las técnicas diagnosticas…si no hacemos algo el ghosting puede convertirse en una plaga y en un problema social que no solo padecemos los TEA, sino un gran número de discapacitados psíquicos e intelectuales y otras personas diversas.

Y este es uno de los mayores motivos para hacer TEActivismo, para que la gente deje de sentir fobia y rechazo al autismo y se erradique el ghosting.

¿Me ayudas a combatirlo?

IGNACIO PANTOJA

Los relatos de Ignacio: Terror en el Espacio

Desde que aparecieron los primeros rayos de la estrella que brillaba en el horizonte, empecé a inspeccionar; Drúmulus, el planeta del tamaño del sol, era un lugar apasionante…desde sus increíbles estructuras geológicas hasta las reliquias de la antigua cultura de su extinta especie…su religión parecía prácticamente una leyenda de terror ancestral, allí como estaba en el centro del inmenso teatro podría verlos a todos…los enormes jabalíes de decenas de metros tallados en roca, los leones y mastodontes gigantescos, con los ojos vacíos de vida pues todo allí había desaparecido, toda forma de vida imaginable, y lo que más me impresiono, esa especie de criatura alada, como una rapaz, de varias decenas de metros de envergadura…

Entonces divise al horizonte otra estatua, quizá erigida en honor a un dios primigenio, era parecida a un conejo y se accedía a ella tras varios saltos de roca en roca…

Cogí la nave espacial que iba a supervelocidad y acelere todo lo posible para verla de cerca, sin embargo, según pasaban las horas me iba dando cuenta de mi error, no solo estaba mucho más lejos de lo que pensaba, sino que era infinitamente más enorme de lo que había calculado.

Cuando llegue allí observe un abismo insoldable, que desaparecia en la oscuridad de los tiempos y el salto hacia la siguiente roca parecía del tamaño de un mar que se perdía en el horizonte…

Y la estatua, la enorme estatua de dios conejo, era tan inmensa, que tendría la altura del propio tamaño que nuestra tierra…

Ignacio Pantoja

El TEA y el victimismo

Bien, hoy quiero tratar un tema diferente a todos los demás que he expuesto y es darle la vuelta a la tortilla a muchos argumento de los que he hablado en muchos otros artículos.

Quiero decir, que este artículo no se opone a mis otros artículos ni los falsea, simplemente los complementa.

Y quiero preguntaros a todos los TEA:

¿Cuando nos echan de un trabajo, cuando nos echan de un grupo, cuando perdemos un amigo, es porque somos TEA o es quizá porque hemos tenido una mala actitud y nos hemos ganado a pulso que los demás no nos hayan valorado como merecemos?

Es decir, muchas veces decimos que los neurotípicos no tienen empatía, pero ¿y nosotros?, estamos seguros de que somos los niños índigo y siempre nos ponemos en el pellejo de los demás.

Es bien cierto que la tasa de acoso escolar a las personas TEA es del 97%, el numero de suicidios es 12 veces superior a los neurotípicos, a la hora de las entrevistas de trabajo hay discriminación, la mayoría de los neurotípicos nos hace ghosting, etc…

Si, son realidades sólidas pero ¿que hacemos nosotros? ¿es todo culpa de ellos?

Siempre lo más fácil es echar la culpa a los demás, lo jodido es hacerse autocrítica y mejorar como persona.

Sé que muchos neurotípicos no van a querer relacionarse conmigo, pero tampoco con otras personas nt, pero y los que sí…¿quizá hay gente al principio que si quiere relacionarse y se ha echado para atrás por ver ciertos comportamientos?

Puede que haya comportamientos que podría haberme o habernos ahorrado y hubiéramos tenido más amigos y más comprensión.

Ser TEA no te excluye de no faltar al respeto a los demás, de no ser insistente, de no ser pesado, de no querer imponer amistades.

Las amistades no se consiguen dando pena por ser TEA, una cosa es la LUCHA TEA, que hay que hacer todos los días, escribir artículos y dar charlas y otra es ser un victimista y un quejica.

La LUCHA TEA también es respetar a los nts, hay que ser hombre (en mi caso) o mujer para aceptar que cuando alguien no quiere ser tu amigo quizá no es por ser TEA sino porque le caes mal y es libre de irse, como a cualquier otro neurotípico le puede pasar.

La amistad se construye y se gana día a día seas tea o nt y decir “me han rechazado por ser tea” es caer en el discurso del victimismo.

La verdadera intención de la LUCHA TEA, es demostrar nuestros valores, conseguir la igualdad y la inclusión, no echar la culpa al empedrado de nuestros comportamientos.

Enfadarnos con la sociedad y no aceptar nuestra parte de culpa es el peor error que podemos cometer.

Solamente haciendo autocrítica y aceptando sin enfadarse la crítica constructiva de los demás se conseguirá ser valido para ser escuchado, para que los neurotípicos entiendan nuestras dificultades y la discriminación que existe.

Pero si nos ponemos a decir que somos unos pobrecitos y los otros son unos malos malísimos conseguimos lo contrario, que se alejen y quedarnos más solos.

Queremos tener los mismos derechos y tener igualdad, aprendamos a aceptar las mismas culpas y responsabilidades que ellos, si la cagamos la cagamos y punto.

Sé que no es fácil, pero antes de juzgar a los demás juzguemonos a nosotros mismos.

Ignacio Pantoja

¿Por qué pienso que bloquear en wasap es perjudicial?

Bien, este texto me surgió ayer tras un debate con un buen amigo.

Bueno quiero decir que a mí me han educado en que siempre dé la cara, escuche lo que me dicen los demás, en pedir disculpas si me he equivocado y en acercar puntos y hacer las paces con los demás.

El primer motivo por el que no bloqueo a casi nadie, salvo casos muy extremos es porque odio dejar a la gente sin palabra y sin posibilidades de defenderse, creo que nadie debe quedarse sin poder hablar o sin poder ser escuchado, todos tenemos derecho a nuestra defensa y a poder dar argumentos y no me gusta ni que me dejen sin poder hablar ni sin poder dejar hablar a los demás…considero que poder expresarme y poder escuchar a los demás es bueno, que el dialogo es bueno…negar el dialogo es prohibirle a la otra persona que se quede sin lo que nos caracteriza como humanos: el habla.

El segundo motivo es que no quiero hacer daño a nadie, si bloqueo a alguien esta persona se ve privada de poder hablar conmigo y se puede ver ofendida. Ya tengo un amigo menos y un problema más. Todas las personas que bloqueo se convierten en mis enemigos porque les estoy agrediendo al no dejarles hablar.

El tercer motivo es que quiero arreglar las cosas, prohibiendo el dialogo no puedo arreglarlas, los problemas se estancan y se recrudecen y hace que la gente hable mal de mí a mis espaldas.

Y el cuarto motivo es sinceramente porque me gusta llevarme bien con la gente, me gusta arreglar las cosas, considero que hacer las paces es que cada uno dé su punto de vista y acercar posturas, nunca pedir perdón de manera unilateral.

 

Por eso le pido a quien me lea que si tiene un problema conmigo me hable y me escuche…que me lo cuente a mí, que no vaya metiendo mierda al resto del mundo mientras me tiene bloqueado, que dé la cara, porque al final esconderse tras el móvil es de cobardes y dar la cara y hablar de los problemas que nos separan y unir puentes de lo que nos une es lo bueno que tiene la vida.

Huir de las personas no es la solución, dialogar y acercarse a la gente, aunque no te caiga bien sí, nos hace más humanos y hace un mundo más seguro.

Y si el dialogo es en persona mejor.

Demos oportunidades, demasiada censura existe como para que nos censuremos entre nosotros.

Sentemonos y hablemos antes de hacernos daño.

Ignacio Pantoja