FUTURO HOSTIL

Resoplando y con la cara enrojecida, Zeo Zagart entró en la última sala del largo pasillo, abrió y cerró las puertas externa e interna hasta llegar a la sala sin cámaras, a pesar de todo apagó todas la luces, pues nunca estaba seguro de que no lo estuvieran vigilando.

Hacía muchísimo tiempo que su cerebro daba demasiadas vueltas a saber si realmente la homosexualidad en algún momento de la historia estuvo mal vista, que significaba “racismo”, “Iglesia” o la enigmática palabra “Dios”.

Cogió la luz del móvil y sacó el libro arrugado del bolsillo de su cazadora, tomó el libro prohibido de Iacob Silverstone y comenzó a leer.

“El mundo de hoy en día no se parece prácticamente en nada a los últimos 2000 años, durante todo ese periodo, desde el llamado “Imperio Romano” que comprendía la parte septentrional y cierta meridional del Mediterráneo, hasta finales del siglo XX el mundo estaba dividido en tres tipos de personas. La clase alta, la clase media y la clase baja. La misión de la clase alta era mantenerse en el poder, la de la clase media suplantarla con ayuda de la clase baja, la cual su única misión era sobrevivir ante el hambre y la enfermedad.

Durante todo ese tiempo, las clases altas permanecía, por la fuerza llamada “ejército”, el dinero y la religión llamada de diferentes maneras dependiendo de cada parte del Globo Terráqueo pero cuya función era impedir la rebelión de la gente.

A finales del siglo XVIII, el aumento de la población y de la tecnología genero la “Revolución Industrial” y las revoluciones socialistas, en la cual los seres humanos empezaron a tomar otro tipo de actitud gota a gota; con mayor necesidad de culturizarse y por lo tanto reclamar sus derechos.

Fue un proceso lentísimo, pero poco a poco las sociedades empezaron a tener más acceso a la información y por tanto tuvieron mayor capacidad para reflexionar y por ello mismo a exigir lo que ellos consideraban que les habían quitado.

En los tiempos antiguos, la electricidad, los medios de comunicación no tenían capacidad de conectar unos pueblos con otros y el viaje de una parte a otra podría ser enormemente costoso existiendo solamente cien kilómetros de diferencia.
Podría hablarse de una falta de comunicación, no por errores del sistema sino por el espacio físico medido en kilómetros.

Lo que hoy es posible abarcar en una décima de segundo entre este territorio y las islas antes llamadas “Nueva Zelanda” no solamente era difícil sino imposible en la práctica, no solo el sonido o las imágenes, sino la capacidad de poder llegar más allá de los Pirineos.

El mundo solo se podía imaginar, ni siquiera se sabía dónde vivíamos, se desconocía la existencia de nuestro planeta.

Para encontrar una explicación a todo ello y para mantener a la gente esclavizada surgió una figura, llamada Dios, la imagen de un ser ultra natural que todo lo veía y todo lo escuchaba en todas partes de manera omnipresente, inmortal, y todopoderosa. Pasando por varios “formatos”, desde las religiones de Egipto, hasta la Iglesia Católica, el Islam y la religión ateísta de Asia Oriental.

La cual para ejercer el total dominio de la clase alta sobre las medias y las bajas lanzada la idea ilusoria y ridícula de que existieran el placer y el dolor después de la muerte. Existiendo un lugar de máximo placer para quienes cumplían las normas del poder llamado “Paraiso” y lugar de máximo dolor y sufrimiento para aquellos que las incumplían llamados “pecadores” llamado “Infierno”.

Esto, junto a la dificultad de comunicación hacía creer a todos los pueblos, que otros pueblos que practicaban unas creencias y disciplinas parecidas fueran malvados y hubieran de ser culturizados, a ellos se les llama “infieles” y al método “conversión” o “evangelización” que significaría lavado de cerebro.

Bien, durante muchos siglos la humanidad se mantuvo en este equilibrio, sin embargo gota a gota, el avance de la ciencia, la ingeniería y la cultura aumentaron, permitiendo a unos pueblos encontrarse con otros y encontrar más que sospechosas coincidencias.

Las palabras; “patria”, “nación” o “raza” fueron perdiendo poco a poco valor, las fronteras comenzaron a abrirse, con ellas las personas y los negocios, las uniones empezaron a incrementarse, el dinero era el único poder que existía, no era necesario defender un territorio o una cultura sino simplemente enriquecerse y tomar poder, el dinero era el idioma internacional y para ello empezó a haber un idioma internacional, una cultura internacional y unos medios de comunicación internacionales.

Era imposible el modo de vida sin poder relacionarse a grandes distancias, las personas de una raza o cultura diferentes pululaban por todos los lugares, desde Portugal hasta el estrecho de Bering, desde la península del Labrador hasta el Cabo de Hornos, desde África meridional hasta el extremo oriental de Australasia.

El intercambio genético fue quitando poder a las identidades nacionales, las lenguas y las razas, una gran cantidad de razas fue apareciendo y confluyendo en una sola, el mismo idioma: la misma diversión.

Llegamos a una aldea global en la cual cada vez se exigía más pluralidad cuando a su vez significaba menos, los gustos sexuales entre hombres y entre mujeres borraron la idea de la “familia tradicional” , el sexo, lo que diferenciaba entre hombres y mujeres acabo terminando en una confluencia de seres humanos los cuales crearon todo tipo de intersexualidades.

Antiguamente las palabras “hombre” y “mujer” hacían referencia a dos tipos completamente de personas, con roles y personalidades diferentes. Hoy en día solo hacen referencia en algunos casos a quien puede tener la capacidad de gestar un embrión durante un tiempo y quiénes no.

La experimentación genética comenzó en los vegetales, para pasar a la ganadería así de hacer alimentos más sabrosos y más sanos, para continuar con los animales domésticos, dando lugar un elenco enorme de híbridos entre lo conocido por “gatos”, “perros” o “conejos” para dar lugar a una infinidad de seres que podían acompañar a su amo sin portar enfermedades, cambiar de color e incluso adoptar los cambios de humor de su amo a fin de ser más cariñosos y útiles.

Todo ese proceso acabo modificando a los humanos de tal, modo que no solamente podía permitirle unir cualidades de los sexos ancestrales, sino de animales y de otras criaturas que en un principio solo existían dentro de sus cerebros.

Sin embargo todo este cambio no hizo que la gente fuera más ambiciosa, ni menos cruel, ni si quiera que generará menos dolor y sufrimiento entre sus semejantes.
Lo que hace cien años, en 1984, comenzó con el ordenador personal y el VHS, término siendo el centro de atención, diversión y prácticamente sentido de la existencia de los seres humanos.

Las personas no tenían la necesidad de “encontrarse” para comunicarse, las imágenes y los sonidos viajan a una velocidad inimaginable y por tanto, el odio, el amor, la amistad y la empatía se modificaron, los crímenes como la violación, la tortura o el asesinato pueden ser grabados y vistos en todos los lugares del mundo y las personas no comprender ni sentir ninguna empatía por quienes lo padecen, cualquier cosa calificada como “pecado” anteriormente, es objeto de diversión, pues la Neohumanidad dejo de tener miedo a “Dios” y por tanto dejo de tener esperanza…”

Zeo Zagart, cerró el libro, había leído demasiado y tenía demasiado miedo, más que nunca en toda su vida

 

IGNACIO F. PANTOJA

El jardín de las pasiones

Durante todos los años de su infancia Quidmi había oido maravillas a los adultos sobre jardín de las pasiones, pero siempre había tenido tanto miedo nunca acababa de estar suficientemente tentado de entrar.

Todo cambió aquel día, notaba que algo era diferente en él, algo pasaba dentro que no había sentido hasta aquella fecha y hora.

Quidmi se acercó a la enorme valla del jardín de las pasiones y recorrió su inmensa verja de marfil, cuando llegó a la entrada principal; descubrió que, a diferencia de los demás días, hoy estaba abierta.

Quidmi se interno conmovido por un espeso aroma de felicidad pero a la vez con un espantoso y terrible miedo.

El jardín de las pasiones se tornaba cada vez más hermoso, las flores eran cada vez más voluptuosas y bellas.

Las formas se tornaban redondeadas, de múltiples colores que brillaban al son de su corazón.

Entonces la vio, en el centro del jardín estaba la flor reina.

Totalmente embriagado por el aroma de su néctar se derrumbó; la flor abrió sus pétalos y le dejó entrar, él se deslizo suavemente y nadó por la miel cristalina de su interior.

No recordó como volvió a su casa, solo que, aquella noche, durmió y no se despertó jamás, mientras una gran sonrisa de felicidad permaneció en su rostro para el resto de los tiempos.

Ignacio F. Pantoja

SIRENA VARADA

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo en una aldea de Noruega habitaba un muchacho de 13 años cuya vida consistía en ayudar a su padre a recoger pescado a pocos kilómetros de la costa.

Oswald, que así se llamaba el muchacho, conocía los cuentos legendarios de las sirenas, que le contó su madre antes de morir de una grave enfermedad.

Contaba, que eran seres de piel clara, pelo rubio y ojos azules como el mar, de intensa belleza, sin embargo no tenían alma y eran criaturas, aún así, peligrosas y hostiles.

Oswald no creía del todo estas leyendas, pensaba que podían ser un invento de los marineros, ya que en alta mar a veces la mente se confundía y veía y escuchaba cosas que en realidad no existen.

Una noche Oswald, después de un extraño sueño, despertó en mitad de la noche en su saco sobre el que dormía en un pequeño establo de la aldea, junto a las vacas y ovejas.

Miró, hacia el agujero del techo y vio una intensa luna azul envuelta en neblina; estaba tan hermosa que decidió salir a verla fuera.

Abrió la puerta y fijó su imagen en la bella luna y después en el inmenso océano que brillaba con su luz.

Era precioso, nunca había visto algo tan bonito en su vida, se acerco unos metros hacia la playa; primero anduvo lentamente, después corriendo, cuando, al estar su corazón acelerado, descubrió una sombra a la orilla.

Al principio pensó que era una roca vertical, pero al fijarse más de cerca, observó algo, que en su adolescencia jamás habría podido soñar.

Era las formas perfectas de una mujer; una mujer con un cabello largo que ondulaba al viento y unos pechos redondos y voluptuosos.

Se quedó prendado de ella pese a las sombras que limitaban su visión de aquella silueta.  Nunca había visto nada tan hermoso en su vida.

Se acercó con temor, tratando de ocultar el sonido de sus pasos descalzos sobre la playa  y se aproximó a los arrecifes; entonces pudo verla a plena luz lunar.

Era una criatura esbelta, alta, delgada, con un cabello rubio, casi plateado que le llegaba hasta la cintura y con unos ojos más azules que el mar profundo.

Su belleza no se parecía en nada a las muchachas de la aldea que eran de piel morena y ojos oscuros.

De inmediato, recordó todo lo que su madre le había contado; que las sirenas salían las noches de luna llena y entonces su cola de pez se convertía en dos piernas helénicas y durante unas breves horas caminaban cerca de la orilla, para con sus dulce voz atrapar a marineros y llevárselos a las profundidades del mar donde allí servían de alimento a su gente.

Todo lo que había que hacer era deshacerse de la muda que la convertiría de nuevo en la criatura diabólica qué era y la transformaría en humana: su esposa.

Escondido tras las piedras, agazapado, buscó alrededor la cola de pez y cuando la localizó, frotó en la oscuridad un pequeño fósforo y la quemó.

Un instante después escuchó el gemido de la sirena, que sabía en el fondo de su pecho que no volvería a ver a los suyos.

Oswald, posteriormente la llevaría a su casa y la presentaría a su padre y al resto de familiares y aldeanos, todos pensaron lo mismo, pero nadie se atrevió a decir nada; ella no era como el resto, sus modales eran extraños, y su forma de hablar parecía ser de hace cientos de años, aunque pocas veces hablaba y miraba a los ojos a los demás.

Ella, llamada Karla después de su bautizo tuvo múltiples partos y dio una inmensa cantidad de hijos a Oswald, los cuales a su vez se casaron con otros aldeanos y de allí se extendieron a toda Noruega y al resto del mundo.

Se dice que aún viven entre nosotros.

 

IGNACIO F. PANTOJA

DISCURSO GALA FAR 2018 IGNACIO PANTOJA

Queridos amigos y amigas:

¿Recordáis mi discurso del año pasado?

Os hablé de lo que era el TEActivismo y de la importancia que tenía para mí, así como de mi compromiso con ello.

Si no habéis visto, lo podéis encontrar en mi canal de youtube LUCHA TEA.

Este año os quiero contar lo que he realizado y los planes futuros que tengo.

El TEActivismo es la lucha por los derechos humanos para que consiga la igualdad entre autistas y neurotípicos.

Como he explicado muchas veces, el TEA entraña la dificultad de verse inmerso en un mundo NT que nos dificulta la interacción social y muchas veces lleva a la marginación y al abuso por parte de NTs. Ya sea en la infancia y adolescencia con el bullying o en otras situaciones de adultos como el ghosting y un larguísimo etc, de desigualdades.

Este año principalmente he realizado esta labor con el grupo de Tomás Marcos que es un diputado de la Asamblea de Madrid y senador de Ciudadanos, el cual tiene un hijo con TEA y está muy comprometido con la causa. Hemos asistido a varias reuniones con su grupo, al cual llamamos TEA CIUDADANOS, en el cual participan aparte del propio Tomás Marcos, personas como el vicepresidente de la Asamblea de Madrid Juan Trinidad quien también tiene un hijo con TEA, así como varias madres militantes del partido, Miguel Aulló, Josué, Ana Peña, Cristina Paredero, Marcos Pulpón y Alex Jabonero.

También quiero resaltar la importancia que tiene para nosotros los días 18 de Febrero (día internacional del síndrome de Asperger), que como recuerdo está en extinción y del 2 de Abril, llamado “el día azul”, que es el día mundial de la Concienciación del TEA.

Para el 18 de Febrero, organicé una charla con la FAR en mi facultad de Farmacia El programa, al que acudieron otras personas como Ana Peña, Josué o Cristina Paredero, el programa tuvo muchísima repercusión y durante muchas semanas hubo gente que me reconoció por la calle, así como recibí muchas peticiones de amistad en Facebook, así que he visto el impacto que ha tenido ese programa. Artículos que he publicado este año:

Este año he publicado 10 artículos en autismodiario.org de la mano de Daniel Comin que es mi editor, el primero fue “Requiem por el síndrome de Asperger” en el que hablaba de la desaparición como diagnostico de este síndrome y el último ha sido “la dignidad de las personas con autismo” hace pocas semanas.

El que más ha gustado ha sido “el autismo no es una enfermedad” en el que reivindicaba que el autismo es un síndrome o un trastorno o condición pero no una enfermedad y lo explicaba con datos científicos, ya que yo soy biólogo y farmacéutico y con ese artículo ardieron las redes sociales.

Sobre todo porque se vieron entre la espada y la pared los chamanes que venden el MMS y los antivacunas.

Todos estos artículos, en lo que ya hay 35 de momento y hay tres en cola son una tesis sobre el TEA y que en los próximos años procuraré escribir muchos más.

Para no extenderme demasiado quiero deciros que también he sido entrevistado por Paula Romero en el programa La Caja de Pandora y por Lola Hernandez desde EEUU y podéis encontrar esas entrevistas en youtube y en iVoox.

También he aparecido en entrevistas en blogs de personas que hablan sobre el TEA, entre otros el de Realidad Tea y Diversidad de Cristina Paredero, así como otras entrevistas y estudios de personas que me han llamado durante este año. También he participado en las jornadas de TEA y bullying de la confederación autismo España siendo ponente junto con Miguel Aulló en el mes de Octubre que se puede ver en el canal de la CONFAE, noticia que apareció hace pocos días en el informativo de la Sexta, así como a raíz de ello he sido llamado por varias entidades para formar a profesionales en la pedagogía y en el magisterio.

Para finalizar quiero decir que aunque esta labor a veces puede resultar pesada y recurrente por repetitiva, considero que es muy importante tratarla ya que llegará un momento en el que nuestros padres no puedan protegernos y tengamos que valernos por nosotros mismos en una sociedad NT que no nos comprende y es a menudo injusta y poco solidaria.

Quiero también deciros a todos que este verano acabé de escribir mi libro y lo envié a una editorial de la cual sigo esperando respuesta y espero obtenerla en este próximo año en el que seguiré luchando por los derechos de las personas TEA.

Pero no puedo dejar de hacer una consideración en este momento, y es que nada de lo que yo haya podido hacer ha sido posible sin el apoyo de las personas que comparten conmigo este camino.

A los que quiero y debo reconocer su apoyo sin los que no sería nadie ni nada. Lo digo de corazón, los cito sin orden porque todos son importantes lo mismo que los que no cito personalmente pero que están en mi corazón.

De mi amigo Miguel Aulló, de Raulito, y de su madre Juana, de Ana Peña, de Josué, de Arancha y Ana de la FAR, de mi familia que me apoya cada día de mi vida, de los compañeros TEA de la FAR y la AAM, y de mis compañeros de la facultad como Edu, Jackson o Sara Sevilla, que, aún siendo minoría tratan de entenderme, y entendernos.

De amigos que encontré en los partidos, como Tomás – generador de ilusiones de un futuro mejor para los TEA- o Marisa Mercado o Eva Matarín del PSOE, cada uno desde su perspectiva. De todos los que soportáis mis crisis y me ayudáis a superarlas o que estáis dispuestos a compartir mis afanes TEActivistas.

A todos y por todos, un futuro de esperanza para todas las personas, sin exclusiones, ni de raza, ni de lugar de nacimiento, ni orientación sexual, ni por supuesto de diversidad funcional. Por todos, gracias amigos que estáis aquí, compartiendo este momento.

Porque encontremos el camino de nuestro futuro.

Gracias a todos, Ignacio Pantoja.

HACIENDO TEACTIVISMO…EN LA SEXTA

Hola a todos, ya sé que hace tiempo que no me veis por el programa de radio, sin embargo mi labor en el TEActivismo y la lucha por la defensa de los derechos de las personas TEA sigue imparable.

Hoy a mediodía un amigo me ha comentado que salía en el telediario de la Sexta, la cadena de noticias por excelencia.

Mi sorpresa ha sido ver un extracto de la entrevista que concedí hace dos meses en las jornadas de TEA y bullying de la confederación Autismo España.

 

Agradezco a todos los que me seguís y ojalá en un futuro nuestro colectivo tenga el mismo poder de reivindicación que el colectivo LGTB y el dos de Abril se llene de lazos azules como el 28 de Junio de banderas arcoiris.

 

Seguimos en la LUCHA TEA, espero este 2019 que salga publicado mi libro.

 

IGNACIO F. PANTOJA

 

El TEA y la ansiedad por la no concreción

Hoy quería tratar un tema que se da mucho en personas con TEA y que nos genera muchos problemas y faltas de entendimiento con los neurotípicos, me refiero a la concreción o exactitud.

Las personas con TEA somos personas muy precisas, muy literales, si nos dicen que debemos de estar en un sitio a las 16:00, estaremos a las 16:00:00, no como las personas neurotípicas que suelen llegar a las 16:47 a la cita, somos personas necesitamos saber siempre que vamos a hacer en las próximas horas o en los próximos días.

Por ello nos desconcierta y nos produce un estrés muy grande cuando una persona nos echa el plan hacia abajo una hora antes, cuando no nos dice con exactitud si vamos a quedar o cuando no sabemos que planes vamos a hacer después de lo que estamos haciendo ahora.

Por ejemplo, si yo le digo a una persona de quedar y no me contesta, me pongo muy nervioso, o si me le encuentro en persona y me dice que va a estar conmigo tal día pero si luego no me da un dato concreto o no me dice nada, o me da largas nos solemos poner muy muy nerviosos…

Ya no es solo un fenómeno de ghosting, es una concomitancia de nuestra forma TEA de ser, necesitamos saberlo todo con exactitud y que no se rompan nuestros planes, sino nos genera estrés incluso hostilidad hacia otras personas en pensar que nos están tomándonos el pelo o riéndose de nosotros, lo que tiene mucho que ver con el bullying que muchos hemos sufrido de más jóvenes o del ghosting que estamos acostumbrados a sufrir.

¿Qué hacer para combatir esto, para saber cómo actuar y no perder los nervios?

Por ello primero lo que hay que entender, sobre todo por parte de los nts que no tienen relación cercana con ningún TEA, es que a veces los TEA vemos los problemas como con un microscopio, como si hubiera una gigantesca tormenta en un simple vaso de agua.

Esto desconcierta a muchos nts, nuestra ansiedad, nuestra necesidad de tener una solución rápida e inmediata y que todo el universo se ponga en orden.

Es una necesidad imperiosa que no podemos imponer a los demás, pero que inevitablemente nos vemos inducidos a actuar.

Las comorbilidades del TEA, como la ansiedad o el TOC no nos ayudan a parar, respirar y observar la situación y conseguir calmar los nervios, por ello en muchos TEAs, nuestro estrés al desconcierto, a que nos cambien los planes, a que no nos contesten en wasap es máximo y no podemos controlarlo bien.

Esto no quiere decir que en un TEA se justifique la mala educación o la falta de respeto o de consideración hacia los nts, pero si se puede entender que un tea necesita la comprensión y el espacio de los nts de dejarle respirar y que se calme hasta que pueda ver las cosas de manera tranquila e inteligente y de no ser atacado por otros nts, ni por su familia cuando se encuentra en situaciones de máximo estrés, lo importante es lograr la calma y ver soluciones.

Muchos nts me miran como quien mira a un extraterrestre cuando me ven nervioso y alterado porque no consigo concretar una cita, cuando me dicen que van a quedar conmigo y no lo hacen, cuando llegan tarde, cuando me dan fechas inconcretas, cuando me piden que haga cosas que no sé hacer bien o no puedo realizar bien, cuando miro el wasap y hay dos tics azules en la pantalla y la otra persona y no me responde, eso me genera dudas, ansiedad y dolor…

Por ello no pido que cambie la sociedad, no pido que ahora todos los nts se vuelvan comprensivos de repente, que me escuchen, que nos escuchen, solo pido que aquellos próximos que me lean entiendan mi mensaje y se hagan hoy un poco más receptivos hacia nosotros y no pongan tantas quejas.

No hay que ser intolerante y no digo solo hacia los TEA, no hay que ser intolerante con nadie, yo intento ser tolerante con los NTs, muchísimas veces no les comprendo y aún así me tengo que aguantar porque son mayoría.

En no entender sus reglas, sus normas, y aún así tengo que callarme y aguantarme, sin poder quejarme de nada, pero de todas maneras los respeto y cuando me dicen como debo de comportarme delante de ellos me tengo que callar aunque muchas cosas pienso que no tienen la razón.

El objetivo de este texto no es imponer que con nuestra ansiedad se deba hacer lo que nosotros pedimos a hora y punto sino simplemente entender que con más concreción nos puede ayudar muchísimo a calmar nuestra constante ansiedad y entendernos mejor entre teas y nts.

Por ello, este es un motivo más para abrazar el TEActivismo.

 

IGNACIO F. PANTOJA GARCÍA

NO QUIERO SER NEUROTÍPICO

 

Bien, cuando me he decidido a escribir este artículo es por la gran cantidad de veces que he leído lo tristes que se ponen los padres cuando reciben la noticia de tener un hijo TEA.

No puedo tomar esto en balde, es cierto que tener un hijo TEA supone un problema adicional a la hora de criar a un hijo, es como elevarlo al cubo o a la cuarta.

También quiero decir que hay muchos tipos de TEA, no es lo mismo un TEA leve como el que yo tengo que un TEA profundo donde la persona es incapaz de comunicarse, tiene estereotipias muy graves e intenta autolesionarse.

Teniendo eso en cuenta y viéndolo desde mi punto de vista quiero decir que yo personalmente NO QUIERO SER NEUROTÍPICO.

Primero quiero decir que yo cuando recibí mi diagnostico a los 18 años de edad para mis padres y para mí no fue un castigo del destino, fue una liberación, por fin pudimos entender muchísimas de las cosas que pasaban.

Mi condición de TEA la tengo aceptada, la hago respetar y la admito y la muestro con mucho orgullo con buen TEActivista.

No me imagino nunca siendo NT, sería una persona completamente distinta, no sentiría igual que ahora, no tendría las mismas formas de afecto que ahora, no tendría la misma manera de comportarme, la misma manera de pensar, la misma forma de inteligencia.

Tampoco envidio a los nt en nada, para mí nunca han sido más que yo, si es cierto que vivimos en un planeta nt, en que el 99% de las personas son nt (hay quien dice que solo son el 90%) y ellos tienen ventaja ya que imponen su sociedad y sus normas.

También es cierto que la mayoría de las chicas que me han gustado o me gustan son nt y que si yo fuese nt tendría muchísima más facilidad para ligar con ellas, es algo que tengo que admitir.

Sin embargo yo nunca me cambiaría por un nt, estoy muy orgulloso de mi neurotipo, de mi manera de actuar, de mi manera de pensar, sentir y razonar, siento que soy una persona con una bondad, un sentido de la justicia y una ternura que a muchos nts les gustaría tener.

También hay una cosa que valoro muchísimo en mí y que observo en otros TEA (no en todos, los hay que mienten más que hablan) y esa es la sinceridad.

Ser una persona sincera hace que me pueda mostrar a los ojos de los demás como soy y como siento sin embustes, sin engaños, sin traiciones y sin maltratos psicológicos.

Creo que Dios (o para los ateos la vida) me ha dado muchas cosas buenas siendo TEA y que pese al bullying y ghosting que he sufrido (que siempre ha sido culpa de las personas que me lo han hecho nunca culpa mía) me siento orgulloso y gozoso de mi condición.

Además siento que Dios me ha dado una misión en la vida, y es con el TEActivismo dar voz, dar lucha y defender los derechos de las demás personas TEA junto a otros TEActivistas como yo.

Si tuviera que volver a nacer me gustaría volver a nacer TEA, porque para mí no es una maldición sino un don de ser alguien más puro, más bueno y más espiritual.

Por eso digo ¡ánimo a todas las familias TEA!

IGNACIO F. PANTOJA

 

El TEActivismo y los derechos humanos

Cuando me preguntan que es el TEActivismo digo que es la fraternidad entre personas con TEA, una especia de la sororidad de las mujeres pero entre personas que están dentro del espectro.

Quiero decir, que los valores como el ayudar a los demás, la solidaridad, el compañerismo y la amistad están dentro de ello, así como luchar por un mundo mejor en el que no haya discriminación y nuestros derechos y nuestra calidad de vida sea la misma, ni más ni menos que la de los neurotípicos.

Por ello quiero decir que pese a que todos nosotros tenemos muchas diferencias, políticas, religiosas, todos debemos de estar juntos en esta lucha por nuestros derechos.

Por ejemplo, yo he encontrado una manera de ayudar a los demás, ser solidario y aprender a perdonar en la fe cristiana, pero hay otros TEA que pueden encontrarla en el budismo, en el islam, en el judaismo, etc…

Tampoco importa la ideología política, yo por ejemplo trabajo junto a otros TEA en un partido que nos ha abierto las puertas a dar charlas de concienciación a personas nt que no entienden del tema, pero entiendo que hay otros TEA que han decidido hacerlo en otros partidos políticos o por otras vías de asociacionismo apólitica, al igual que yo lo hago en la fundación Ángel Rivière o la asociación Asperger Madrid, de la cual pertenezco a la comisión de adultos Asperger, comisión que lucha por nuestros derechos en la comunidad de Madrid.

Pero sin embargo hay algo que quiero decir bien claro, si algún TEA, en su lucha contra la discriminación de nuestro colectivo es capaz de agredir o descalificar a otros colectivos marginados y/o discriminados, su lucha será estéril y perjudicial para todos y todas los TEA.

Si algún TEA, incluye en su discurso ideologías extremistas o xenófobas quedará fuera de toda posibilidad de hacer TEActivismo.

El TEActivismo es una lucha por la igualdad y pro derechos humanos. Una persona que se diga TEActivista, que no comparta el feminismo y la igualdad entre hombres y mujeres, que no comparta la lucha LGTBI, que sea racista, islamófobo, antisemita, o cualquier tipo de lenguaje de odio, esta exento de participar en el TEActivismo.

En estos tristes días en el que vemos a las democracias occidentales acosadas por el auge de la extrema derecha, quiero advertir del peligro que supone en decirse TEActivista y a su vez el intentar hacer ver que los españoles somos “de primera”.

El autismo no conoce de razas, de orientación sexual, de género, de país, de cultura, de religión, de clase social, el autismo no tiene fronteras ni barreras.

Por ello, el discurso rancio y agresivo de la extrema derecha no tiene cabida en el TEActivismo, que debe de ser un discurso progresista, de izquierdas, de derechas o de centro, tal como cada cual se sienta pero nunca excluyente.

El TEActivismo es mucho más que una lucha y es una lucha por los derechos humanos por ello no queremos competir contra la lucha de otros colectivos oprimidos ni limitarlos, o de atacarlos para que nos ayuden más a nosotros.

El TEActivismo es igualdad, libertad y fraternidad, nunca odio y siempre amor.

 

IGNACIO F. PANTOJA