Blog.

25/01/2020 ¿Y tú, qué opinas?

Hoy recuperamos el formato de programa de radio que nos gusta. Un programa con entrevistas. Y así, en debate hemos entrevistado a Rosalía: una mujer superviviente y un referente y voluntaria de la Fundación Ana Bella. Fundación que trabaja en pro de los derechos de la mujer y la igualdad.

En cultura hemos entrevistado a Sergio Olmo, uno de los protagonistas de la película “Campeones” de Javier Fesser.

Todo esto y mucho más en ¿Y tú, qué opinas? de la Asociación Ásperger Madrid.

Os dejamos por aquí el link de nuestro programa, esperando que os guste 🙂

https://www.ivoox.com/25-01-2020-y-tu-opinas-audios-mp3_rf_46938258_1.html

¿Y tú, qué opinas? 12/10/2019

Hoy, en nuestra sección de debate, hemos estado charlando acerca del cambio climático. Nuestra sección de cultura nos ha llevado por las estrellas. Con nuestra compañera Begoña, hemos estado hablando de la relación entre las vacunas y el autismo, las noticias de AAM, deportes, tiempo y mucho más 🙂

Os dejamos por aquí el link del programa.

Saludos 🙂

https://www.ivoox.com/12-10-2019-y-tu-opinas-audios-mp3_rf_43001360_1.html

Vacunas,autismo y salud pública

Estamos en el siglo XVI.La reina Isabel I de Inglaterra enferma de un mal muy común en la época:La viruela.El parlamento trata desesperadamente de elegir un sucesor,pues nadie tiene claro que vaya a salir con vida,pero por suerte,la reina sobrevive.Con la cara desfigurada por la enfermedad,eso sí.

Durante la época del descubrimiento de América,Variola Virus,el virus causante de la viruela,esquilmó la población nativa mucho más que cualquier conflicto humano.Esta guerra entre nuestra especie y el virus duró hasta 1980,año en que,por fin,los humanos derrotaron al microorganismo utilizando un arma potentísima:La vacuna.

Las vacunas no solo fueron responsables de la erradicación a nivel global de la viruela,sino que también nos ha sido tremendamente útil para protegernos de otras enfermedades como la poliomielitis,la rabia o el sarampión,que ya se considera erradicado en varios países.

Sin embargo,ahora existe un fuerte movimiento en contra de ellas,¿Cómo es posible que queramos poner fin a algo que ha mejorado tanto nuestra salud y calidad de vida?Son muchas las críticas que se hacen a las vacunas,y todas ellas pueden ser rebatidas,pero en este artículo me centraré sólo en el rumor de que provocan autismo.

Aún no sabemos con exactitud las causas del autismo,pero parece ser que,aunque el entorno influya,tiene un fuerte componente genético, pues hay un 5% de probabilidades de que el hermano o hermana de una persona con autismo también lo tenga,y si hablamos de gemelos,la concordancia es del 90%.

Esta idea de que las vacunas influyen en las probabilidades de que una persona padezca de autismo proviene de un estudio publicado en 1998 por el exmédico y actual activista antivacuna Andrew Wakefield,que realizó un estudio con doce niños con autismo y colitis,ocho de los cuales se habían vacunado con triple vírica poco antes de empezar los síntomas.Ocho niños es una muestra demasiado pequeña,pero además el propio Wakefield dice claramente en su artículo:

No hemos probado una asociación entre la vacuna del sarampión,paperas y rubeola y el síndrome descrito.Están en marcha estudios virológicos que pueden ayudar a resolver este asunto.”

Sin embargo,pese a que en su propio artículo admitía no haber demostrado nada,este hombre tuvo la osadía de recomendar en una rueda de prensa la suspensión de la vacuna (¡Claro que sí,hombre!).La prensa se hizo eco de la noticia,cundió el pánico entre la población y la cobertura vacunal descendió gravemente en varios países.Todo en base a un estudio cuyos resultados ni siquiera pudieron ser reproducidos por los investigadores independientes que así lo intentaron,siendo la reproducibilidad uno de los pilares fundamentales del método científico.Por si todo esto fuera poco,en el año 2004 una investigación del reportero Brian Deer publicada en el Sunday Times reveló la existencia de conflictos de intereses por parte de Wakefield,y si al presentarlo me he referido a él como exmédico,es precisamente porque el Consejo Médico General del Reino Unido revocó su licencia para ejercer la medicina en el país en el año 2010,después de investigar los alegatos de falta de ética profesional y hallar probadas 32 acusaciones,entre ellas 4 de fraude y doce de abuso de niños con discapacidad del desarrollo.

Con estos datos,creo que podemos concluir que ni este individuo ni su (ya retirado) artículo son precisamente de fiar,pero además,en el año 2001,un comité del Institute of Medicine de los Estados Unidos,tras revisar todo lo conocido hasta entonces,concluyó que las pruebas “favorecían el rechazo de una relación causal entre la vacuna triple vírica y el autismo “,por lo que creo que no tenemos nada que temer a la hora de poner esta vacuna a nuestros peques.

Existe una segunda teoría que vincula las vacunas al autismo,y es la que responsabiliza al Mercurio presente en las vacunas (el thiromesal,en inglés,un compuesto orgánico de Mercurio que en el organismo se metaboliza en etilmercurio,y que se venía utilizando en las vacunas desde 1930 para evitar que se infectasen con hongos o bacterias).Esta teoría no surgió de ningún estudio científico,sino de algunas asociaciones de padres de niños autistas,y en 2004,el Institute of Medicine de Estados Unidos realizó un nuevo estudio con el que,además de confirmar el rechazo del papel de la triple vírica en el autismo,concluyó también que “la evidencia favorece el rechazo de una relación causal entre las vacunas que contienen tíomersal y el autismo “,basándose en cinco estudios en Suecia,Dinamarca,Estados Unidos y Reino Unido.

Esta es la historia y evidencia de las teorías que relacionan las vacunas con el autismo,pero antes de despedirme me gustaría dar un mensaje personal:Ya hemos podido ver que,a día de hoy,las evidencias no indican ninguna relación entre las vacunas y el autismo.Sé que son muchos los padres que,después de una vacuna,han observado cambios en el comportamiento de sus hijos y que,en su preocupación,han dado crédito a estas teorías.Sin embargo,creo que,pese a lo doloroso de la situación,es importante recordar que el hecho de que un acontecimiento preceda a otro no demuestra en sí mismo una relación de causa y efecto entre ambos sucesos,y que en el caso del autismo,se da una regresión en el desarrollo del niño en el 25% de los casos,y no es culpa de la vacuna,sino del propio trastorno.Pero si bien nada demuestra que las vacunas causen autismo,sí tenemos evidencias de lo que ocurre sin ellas:Tras la polémica generada por el mercurio en las vacunas,en 1999 los Centers for Disease Control and Prevention y la American Academy of Pediatrics,a pesar de concluir que no había pruebas de que el Mercurio causase autismo,decidieron vacunar contra la hepatitis B al nacer solo a los hijos de madres portadoras,retrasando la primera dosis de los demás niños hasta los dos meses.Muchos niños sufrieron la hepatitis B y tienen importantes posibilidades de sufrir hepatitis crónica,y una niña de tres meses murió por esta enfermedad.Este año,cuatro países (Reino Unido,Albania,República Checa y Grecia)han perdido el estatus de haber erradicado el sarampión precisamente por el descenso en la administración de vacunas,y en Febrero de este año se informó de que 8 personas habían muerto en Ucrania por culpa de esta enfermedad.Por eso quiero pedirte de corazón,a ti que me estás leyendo,que por el bien de tus peques y por responsabilidad social,vacunes a tus hijos,y que si alguien trata de venderte terapias “alternativas “o te da una información que contradice a los organismos de salud,te ruego que te informes muy bien para evitar caer en las garras de alguien sin escrúpulos al que le interesa más tu cartera que tu bienestar y el de tu gente.

La importancia de educar en la Tolerancia y en la responsabilidad

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir un artículo de este tipo,pero fue un post que encontré casualmente en los mundos de Facebook el que me dio la excusa e inspiración para hacerlo.

En dicho post,una mujer se quejaba (de forma bastante poco respetuosa,por cierto)de que una niña con autismo había empezado a gritar y correr por la sala de cine,molestando,lógicamente,a las personas que estaban en la sala y que pidieron a la madre que mandase callar a la hija o saliesen de la sala,algo que la madre se negó a hacer.Si bien,como he dicho,no me gustó la forma de expresarse de esta mujer-Pues generalizó y denigró a las personas TEA,lo cual repruebo-,los comentarios a dicho post tampoco eran mejores;muchas personas,en su mayoría padres de niños TEA,se rebajaron insultando tanto a la persona que escribió el post como-mucho menos disculpable-a las personas que pidieron a la madre que controlara o sacase a su hija y,si bien los insultos y malas maneras ya son de por sí algo reprobable y a evitar,lo que más me preocupó fue que muchos de estos comentarios denotaban un mal entendimiento y uso de la palabra tolerancia.Tolerancia,una de las palabras más bonitas del idioma,es pasar la tarde con tu abuela,escuchando las mismas historias que ya te sabes de memoria.Tolerancia es que los carteles e indicaciones estén también escritos en braille para que las personas con discapacidad visual puedan leerlos.Es hablar despacio a un sordo para que pueda leer tus labios,es explicar a tus alumnos la misma cosa varias veces y de todas las maneras posibles hasta que lo entiendan.Es ir a consolar a un amigo a su casa cuando preferirías quedarte en la tuya,es no beber agua o comer delante de un amigo al que la religión o una enfermedad le impiden hacerlo,poner rampas en los edificios para facilitar la entrada a las personas con movilidad reducida,explicar una frase hecha a alguien que no la ha entendido o usar el traductor del móvil para poder indicarle una dirección a un turista extranjero.Pero tolerancia no significa que debas renunciar a tus derechos o permitir cualquier comportamiento,por más que te dañe o sea poco apropiado,por provenir de una persona diferente,que te debe exactamente el mismo respeto que tú a ella.Estas personas,que se llenaban la boca con la palabra “Tolerancia ” parecían no entender que las otras personas que estaban en aquella sala de cine también habían pagado su entrada,y,por tanto,tenían el mismo derecho a disfrutar de la película que la madre y la niña,y su enfado ante esta situación,era perfectamente lógico y comprensible.

No podemos ganar la batalla por la inclusión excluyendo a los que consideramos que no necesitan ayuda,ni defender nuestros derechos excluyendo a los demás de ejercer los suyos,como en este caso que,en pro del derecho de la persona autista a acudir al cine,no parecía importar privar a los demás asistentes de la sesión del suyo de ver la película.

Todas las personas,neurodiversas o no,formamos parte de una sociedad y debemos convivir y respetar a los demás.Por esto,del mismo modo que exigimos que se solucionen los problemas de discriminación y acoso escolar,que luchamos por la educación inclusiva y que tratamos de erradicar los prejuicios para facilitar el alquiler de viviendas y el acceso a puestos de trabajo,también debemos educar a nuestros chicos neurodiversos para que aprendan a comportarse de forma adecuada en la sociedad,que sus derechos terminan donde empiezan los de la persona que tiene al lado,y que deben responsabilizarse de sus actos.Ser diferente y buscar la inclusión no es una excusa para no mostrar respeto por los demás o no afrontar las consecuencias del propio comportamiento o errores,pues sigues siendo una persona que debe convivir en paz con más gente,y si a nadie le parece injusto que un ingeniero de software pierda su trabajo por no haber sido capaz de detectar un detalle importante (los neurotípicos carecen de algunas valiosas habilidades que muchos neurodiversos tienen de sobra,como su capacidad para percibir detalles y su mayor facilidad para almacenar información,pero deben apañárselas)y haber metido la pata,tampoco debería parecernos injusto que una persona TEA sea expulsada de una sala de cine si su comportamiento está impidiendo ver la película a las demás personas,¿O debemos pedirles a estas que,después de haber pagado,se vayan a casa sin verla para no hacer sentir mal a nuestro chico?

Tolerancia para ayudar y comprender al diferente,firmeza para hacer respetar nuestros derechos,responsabilidad para asumir las consecuencias de nuestros actos,y respeto a los demás,entendiendo siempre que nuestros derechos terminan donde los de al lado empiezan.Estos son los valores que más agradezco a mis padres que nos transmitieran a mi hermana y a mí,y considero que son necesarios para cualquier niño o joven que aspire a ser un buen ciudadano y llevar una vida satisfactoria,sin importar su condición u circunstancias.Y creo que debemos recordar que la igualdad de derechos debe ser siempre compañera de la igualdad de responsabilidades

NO SOMOS ÁNGELES AZULES

Hola, hoy quería tratar un tema de desmitificación de algunos de los lastres que más nos persiguen a los TEA de alto rendimiento.

Y es en especial una cosa que me molesta mucho y es que nos tilden de “angelitos azules”.

Muchas veces he protestado y con razón de que ciertos neurotípicos digan que no tenemos empatía o no tenemos sentimientos.

Bueno, pues ahora me quejo de otra cosa que me parece igual de mal, que los neurotípicos digan que somos buenas personas.

Vamos a ver, ser TEA no te hace buena persona, para nada…los tea somos igual que los nts, aprendemos la maldad, aprendemos a comportarnos de manera agresiva, de manera borde, a insultar y a agredir de la misma manera que lo hacen lo neurotípicos.

Quien vaya diciendo que los TEA somos siempre buenas personas, que somos ángeles azules nos está haciendo el mismo daño que quienes dicen que no tenemos sentimientos.

Decir que una persona no puede ser mala es infantilizarla, quitarla su condición de adulto y de su libertad de tomar decisiones.

¿Es que acaso un TEA no puede tener malas actitudes, no puede ser hostil, faltón, agresivo o maleducado con otros TEA o con nts?

Un TEA si insulta a otra persona, si hace bullying a otra persona lo hace con la misma crueldad y mala intención que lo hace un nt, ni más ni menos.

Las personas autistas no somos mejores ni peores personas que los nt, ser maleducado es ser maleducado, insultar es insultar, da igual ser tea o nt, ser tea no te exime de faltar al respeto otra persona.

Tampoco nos exime de cometer un delito.

Aunque es cierto que los tea pueden sufrir comorbilidades, falta de comprensión de las relaciones sociales, un tea no puede autojustificarse el haber hecho daño a otras personas, nunca hay justificación para un maltrato o una falta de respeto.

Al igual que existe un mito de que “los Asperger nunca mienten”, es totalmente falso, todos los teas podemos aprender a mentir, yo sinceramente no suelo mentir pero sí que tengo esa capacidad y aunque no suelo hacerlo, he mentido más de una vez en mi vida.

Pero no solo eso, he conocido teas que son unos auténticos mentirosos y también otros que son falsos e hipócritas.

La dualidad Asperger-sinceridad no existe es lo mismo que cuando se dice que los Asperger somos un cracks en física cuántica, pues no, la mayoría no lo somos.

Por eso hay que tener mucho cuidado en caer en los estereotipos y en generalizar, yo he visto teas con actitudes de ser unos auténticos cabrones de la misma manera que las he visto en los nts.

Al fin y al cabo todos somos personas, tenemos actitudes malas y buenas, nadie somos ni ángeles ni demonios, somos mortales y pecadores. Todos.

El crear estos mitos nos genera más distancia entre los tea y los nt de la que realmente existe, pues si quitásemos esos prejuicios nos parecemos muchísimo más de lo que los muros de la sociedad nos pone.

IGNACIO F. PANTOJA