Blog.

Inclusiva sí,especial,también

Sabéis que la mayoría de los artículos que escribo están bastante enfocados a la educación de personas con diversidad. Creo que he demostrado ya que estoy completamente a favor de la inclusión en los centros ordinarios,que los docentes se capaciten para reconocer y saber responder a las necesidades de los alumnos que puedan seguir el currículo ordinario,porque esto les facilitará el acceso a la educación superior y al mercado laboral y,por tanto,les permitirá elegir un trabajo más acorde a sus aptitudes e intereses y, a la vez, el acceso al mercado laboral les permitirá llevar una vida más autónoma, además de favorecer su autoestima y participación en la vida social.

Sin embargo, vivimos en un mundo de paradojas y, al igual que Platón decía que se llega un punto en el que la justicia es injusta, se llega a un punto en el que la inclusión forzada es excluyente.

Existen muchos tipos de discapacidad y muchos grados de afectación, y pretender que existe una panacea, y que un centro ordinario es capaz de cubrir todas esas necesidades con suficiente dedicación para realmente ayudar a esos alumnos sin que los demás vean afectada la atención y recursos que reciben, es una idea completamente útopica, y lo único malo de las utopías, es que no son reales.

Las personas con daño cerebral adquirido o con parálisis cerebral (congénita o por dificultades de parto), pueden, en muchos casos (por supuesto, depende del grado de afectación y de lo tarde o temprano que empezasen a recibir tratamiento, por lo que no todos son iguales) tener importantes dificultades motoras que les impidan andar,comer o vestirse solos. Tienen muchas dificultades para hablar, y necesitan ayuda para todas sus tareas cotidianas, como su aseo personal, vestirse, comer, ir al baño, ayuda con los desplazamientos… Solo pensar en adaptar las instalaciones de los centros ordinarios a las necesidades de estas personas supondría una inversión de un dinero que dudo que puedan permitirse, y un tiempo durante el cual los alumnos con estas necesidades no podrían acudir a su centro y que perjudicaría al resto de estudiantes, que probablemente no podrían desarrollar muchas de sus actividades con normalidad hasta que acabaran las obras. Además, estas personas necesitan de todo un surtido de terapias (logopedia, neuropsicología, fisioterapia, terapia ocupacional…) Que también requieren de medios caros y que ocupan mucho espacio, como podría ser el caso de camillas, bipedestadores, grúas para ayudar al traslado… Además de que los profesores del centro no pueden prestar estos servicios. Un profesor de colegio o de instituto no es capaz de enseñar a un alumno con parálisis cerebral a hablar o a deglutir, o entrenar a un alumno con severas discapacidades motoras para que se mantenga en pie y dé algunos pasos, o trabajar para aumentar su amplitud atencional. Por muy buenas intenciones que tengan, la realidad es que no están capacitados para ello, y no tienen por qué, ya que todo lo que acabo de describir corresponde a profesiones diferentes de aquella para la que ellos se formaron, y esperar esto de un profesor, es como pedirle a un médico que te arregle una tubería rota, algo surrealista.

Hay que reconocer la realidad, y esta es que existen personas cuyas dificultades no les permiten seguir un currículo ordinario en un entorno no adaptado, y que los recursos y el tiempo que invirtiéramos en tratar de ajustar el programa y entorno a sus necesidades, en caso de ser esto posible, terminarían por perjudicar al resto de estudiantes, que tendrían que adaptarse a las medidas adoptadas y recibirían muchas menos atenciones y ayudas de unos profesores desbordados, afectando esto a su aprendizaje y desarrollo académico.

Vistos ya los problemas que plantea la inclusión de personas con ciertas discapacidades, o ciertos grados de ellas, y que terminaría siendo una exclusión en toda regla por la imposibilidad de atender las necesidades de estas personas, o, en caso de poderse, la falta de atención que sufrirían los alumnos “normales “, existen centros con todas las instalaciones y recursos necesarios, con profesionales capacitados para atender las necesidades de estas personas y currículos flexibles que permiten enfocarse en las necesidades de cada alumno individual, para que desarrolle sus habilidades y alcance el más alto grado de autonomía posible. ¿Esto es inhumano?A mí me suena bastante bien, y los alumnos de estos centros y sus familias, que han visto mejoras en ellos mismos o en su ser querido, creo que están de acuerdo conmigo. Los padres son quienes mejor conocen a sus hijos, y deberían ser ellos,con ayuda de los profesionales que les traten, quienes decidan qué les conviene más, y no políticos o activistas de ningún tipo que, por muy bien que conozcan sus ideales, no conocen a las personas que acuden a centros de educación especial, y para permitir esta libertad de decidir lo mejor para cada persona individualmente, es preciso que estos centros sigan existiendo.

Y para los que aún creen que es necesario para construir una sociedad mejor y más inclusiva que estas personas acudan a centros ordinarios para que la gente se acostumbre a ellos y aprendan a tratarles con respeto,creo que cada padre y cada madre son responsables de enseñar a sus hijos a comportarse como personas educadas y respetuosas y pretender que los niños con gran grado de discapacidad vayan a clase con sus hijos,aún cuando la realidad es que no va a estar mejor allí, es depositar en esos niños una responsabilidad que les concierne a ellos como padres,y además a costa de su desarrollo y del sacrificio de sus necesidades. Además del problema del bullying,pues los niños (y a menudo incluso los profesores, seamos fieles a la verdad) suelen tener dificultades para aceptar al diferente, y las personas con altos grados de discapacidad son blancos muy fáciles de acoso, y,¿Quién decide que además de las dificultades derivadas de su discapacidad,deban también pasar por el aro del bullying,con el sufrimiento que provoca y las secuelas que deja,en pro de enriquecer a los demás niños? Pretender construir una sociedad más justa a costa del sacrificio de los más débiles es, de entrada, incoherente con el propio fin.

Y esto es todo,si consideráis que la educación especial debe protegerse,por favor,entrad en http://www.inclusivasíespecialtambién.com y apoyad la causa

Lo que los profesores deberían saber del trato con alumnos con necesidades educativas especiales

Algo de lo que me he dado cuenta a través de los años es que, en términos generales, nuestros profesores están muy poco formados en materia de diversidad. Pocos conocen bien el Asperger,el TANV, la dislexia, el TEL… De hecho, no es nada extraño que muchos docentes ni siquiera conozcan en qué consisten realmente estos trastornos del aprendizaje, mucho menos han sido entrenados para desarrollar estrategias para incluir a estos alumnos en el aula.

Muchos, probablemente la gran mayoría de los profesores están llenos de buenas intenciones y poseen una gran dedicación. Creo que esto es incluso más importante que la formación, un profesor sinceramente interesado por su alumno,por conocerle, ayudarle y ser un buen ejemplo para él le será de gran ayuda y le aportará muchísimo para su vida, aún sin conocer de antemano sus posibles necesidades.

Sin embargo, una buena formación podría ayudarles a detectar mejor las necesidades de estos alumnos, a tener una mejor comprensión de estas y una mayor confianza para asumir el reto de incluir a su alumno, y a tomar mejores decisiones. También protegería mucho a los alumnos, ya que la ignorancia es muy atrevida, y al tratarse muchas veces de alumnos sin discapacidad intelectual e , incluso, con habilidades compensatorias que les permiten destacar en ciertos campos (tengo pensado escribir un artículo sobre esto en el futuro), no es raro que algunos atribuyan sus dificultades a la holgazanería, a una actitud desafiante o a una mala educación, y respondan con comportamientos agresivos (gritos, insultos, castigos que el alumno no comprende a qué se deben, críticas infundadas al estilo de crianza de sus padres, humillaciones ante los compañeros…)que creen justificados como respuesta a un ataque que en realidad no se ha producido y que pueden producir en el alumno rechazo por no entender a qué se deben,miedo al profesor y mucho sufrimiento, además de que impide atender debidamente esas dificultades que no por negarlas dejan de existir.

Aquí dejo algunos consejos que creo que todo profesor con un alumno con necesidades educativas especiales en el aula debería tener presente a la hora de interactuar con él:

1)Si no puede hacer algo,gritarle no va a hacer que desarrolle mágicamente esa capacidad. Ya hablemos de no mirarte a los ojos, tener mala caligrafía o presentar estereotipias, enseguida verás que los gritos no resuelven nada. Trata de hablar con él y con sus padres, y trata de encontrar su estilo de aprendizaje más fuerte para enseñarle lo que quieras que aprenda. Por ejemplo, los niños con síndrome de Asperger pueden encontrar útil el uso de pictogramas, mientras que los alumnos con TANV preferirán instrucciones verbales que acompañen la explicación.

2)Si eres profesor de niños, recuerda que ellos aún no tienen criterio e imitan el comportamiento que ven en los adultos. Si te ven gritar o insultar a su compañero, ellos harán lo mismo.Por favor, no promuevas el bullying en tu propia clase.

3)Ayuda a tu alumno si lo necesita, y aplica las medidas necesarias, pero no le sobre protejas. Si le tratas como alguien débil e incapaz de valerse por si mismo, y si tratas de alejarle de las actividades en que sus compañeros sí participan, mermarás su autoestima y su aprendizaje y le pondrás en el centro de la diana para el acoso escolar.

4)No impongas la ayuda ni la presencia, deja que sea él quien te pida ayuda cuando la necesite. Aprender a detectar y comunicar sus necesidades le dará autonomía

5)Sus apuntes deberían ser material para su estudio y no para tu gusto.

6)No hables de él como si no te oyera. Sé que parece evidente, pero no es extraño que esto ocurra,y duele.

7)Es un alumno, no un diagnóstico. No te comportes como si por conocer la etiqueta lo supieras todo de él. En cada persona se manifiesta de una forma diferente, cada una tiene dificultades, aptitudes e intereses distintos, y sus necesidades serán, por consiguiente, también distintas. Conócelo como lo harías con cualquiera, antes que nada, se trata de una persona.

8)No lo consientas todo. Trata de buscar explicaciones a sus comportamientos disruptivos si existen ( ansiedad, sobrecargas sensoriales…)Pero nada le da derecho a faltar al respeto o dañar a otros.

9)Enséñale a esforzarse y a asumir las consecuencias de sus actos

10)Potenciar sus puntos fuertes es tan importante como trabajar sus dificultades, pues son estos los que más le ayudarán a salir adelante en la vida. Reconocerlos y animarle a usar sus talentos le ayudará a encontrar su lugar y desarrollar una autoestima más sana.

11)Habla con él, nadie conoce mejor sus necesidades. Si tomas decisiones sin antes hablar con él y escucharle,lo más probable es que salga mal, porque no tendrás en cuenta la realidad ni el punto de vista de esa persona. Además,si sale mal (y te apuesto unas tapas a que saldrá mal), será él quien cargue con las consecuencias y es muy probable que se sienta molesto por tener que pagar por una decisión de la que se le excluyó y que pierdas credibilidad a sus ojos. Por el contrario, cuanto más le escuches y le tengas en cuenta, más confiará en ti y mejor fundamentadas estarán tus decisiones, además de que a él le sera útil para conocerse mejor y tomar buenas decisiones también.

12) No le trates con paternalismo ni condescendencia. Todos somos humanos, con puntos fuertes y débiles, y seguro que él tiene también virtudes y aptitudes que tú no.

13) No le impongas límites salvo que sea para su seguridad. Los límites se los pondrá él mismo o la vida, tú trata de ayudarle a desarrollar su potencial, y recuerda que nadie puede saber qué puede hacer si no lo intenta siquiera. Y, si falla, el fracaso también es aprendizaje, proteger al alumno de experimentar las frustraciones y sinsabores de la vida para que no sufra le perjudicará a la larga.

Y esto es todo por ahora, espero que este artículo resulte de utilidad a quienes deban educar a personas con diversidad funcional.

25/01/2020 ¿Y tú, qué opinas?

Hoy recuperamos el formato de programa de radio que nos gusta. Un programa con entrevistas. Y así, en debate hemos entrevistado a Rosalía: una mujer superviviente y un referente y voluntaria de la Fundación Ana Bella. Fundación que trabaja en pro de los derechos de la mujer y la igualdad.

En cultura hemos entrevistado a Sergio Olmo, uno de los protagonistas de la película “Campeones” de Javier Fesser.

Todo esto y mucho más en ¿Y tú, qué opinas? de la Asociación Ásperger Madrid.

Os dejamos por aquí el link de nuestro programa, esperando que os guste 🙂

https://www.ivoox.com/25-01-2020-y-tu-opinas-audios-mp3_rf_46938258_1.html

¿Y tú, qué opinas? 12/10/2019

Hoy, en nuestra sección de debate, hemos estado charlando acerca del cambio climático. Nuestra sección de cultura nos ha llevado por las estrellas. Con nuestra compañera Begoña, hemos estado hablando de la relación entre las vacunas y el autismo, las noticias de AAM, deportes, tiempo y mucho más 🙂

Os dejamos por aquí el link del programa.

Saludos 🙂

https://www.ivoox.com/12-10-2019-y-tu-opinas-audios-mp3_rf_43001360_1.html

Vacunas,autismo y salud pública

Estamos en el siglo XVI.La reina Isabel I de Inglaterra enferma de un mal muy común en la época:La viruela.El parlamento trata desesperadamente de elegir un sucesor,pues nadie tiene claro que vaya a salir con vida,pero por suerte,la reina sobrevive.Con la cara desfigurada por la enfermedad,eso sí.

Durante la época del descubrimiento de América,Variola Virus,el virus causante de la viruela,esquilmó la población nativa mucho más que cualquier conflicto humano.Esta guerra entre nuestra especie y el virus duró hasta 1980,año en que,por fin,los humanos derrotaron al microorganismo utilizando un arma potentísima:La vacuna.

Las vacunas no solo fueron responsables de la erradicación a nivel global de la viruela,sino que también nos ha sido tremendamente útil para protegernos de otras enfermedades como la poliomielitis,la rabia o el sarampión,que ya se considera erradicado en varios países.

Sin embargo,ahora existe un fuerte movimiento en contra de ellas,¿Cómo es posible que queramos poner fin a algo que ha mejorado tanto nuestra salud y calidad de vida?Son muchas las críticas que se hacen a las vacunas,y todas ellas pueden ser rebatidas,pero en este artículo me centraré sólo en el rumor de que provocan autismo.

Aún no sabemos con exactitud las causas del autismo,pero parece ser que,aunque el entorno influya,tiene un fuerte componente genético, pues hay un 5% de probabilidades de que el hermano o hermana de una persona con autismo también lo tenga,y si hablamos de gemelos,la concordancia es del 90%.

Esta idea de que las vacunas influyen en las probabilidades de que una persona padezca de autismo proviene de un estudio publicado en 1998 por el exmédico y actual activista antivacuna Andrew Wakefield,que realizó un estudio con doce niños con autismo y colitis,ocho de los cuales se habían vacunado con triple vírica poco antes de empezar los síntomas.Ocho niños es una muestra demasiado pequeña,pero además el propio Wakefield dice claramente en su artículo:

No hemos probado una asociación entre la vacuna del sarampión,paperas y rubeola y el síndrome descrito.Están en marcha estudios virológicos que pueden ayudar a resolver este asunto.”

Sin embargo,pese a que en su propio artículo admitía no haber demostrado nada,este hombre tuvo la osadía de recomendar en una rueda de prensa la suspensión de la vacuna (¡Claro que sí,hombre!).La prensa se hizo eco de la noticia,cundió el pánico entre la población y la cobertura vacunal descendió gravemente en varios países.Todo en base a un estudio cuyos resultados ni siquiera pudieron ser reproducidos por los investigadores independientes que así lo intentaron,siendo la reproducibilidad uno de los pilares fundamentales del método científico.Por si todo esto fuera poco,en el año 2004 una investigación del reportero Brian Deer publicada en el Sunday Times reveló la existencia de conflictos de intereses por parte de Wakefield,y si al presentarlo me he referido a él como exmédico,es precisamente porque el Consejo Médico General del Reino Unido revocó su licencia para ejercer la medicina en el país en el año 2010,después de investigar los alegatos de falta de ética profesional y hallar probadas 32 acusaciones,entre ellas 4 de fraude y doce de abuso de niños con discapacidad del desarrollo.

Con estos datos,creo que podemos concluir que ni este individuo ni su (ya retirado) artículo son precisamente de fiar,pero además,en el año 2001,un comité del Institute of Medicine de los Estados Unidos,tras revisar todo lo conocido hasta entonces,concluyó que las pruebas “favorecían el rechazo de una relación causal entre la vacuna triple vírica y el autismo “,por lo que creo que no tenemos nada que temer a la hora de poner esta vacuna a nuestros peques.

Existe una segunda teoría que vincula las vacunas al autismo,y es la que responsabiliza al Mercurio presente en las vacunas (el thiromesal,en inglés,un compuesto orgánico de Mercurio que en el organismo se metaboliza en etilmercurio,y que se venía utilizando en las vacunas desde 1930 para evitar que se infectasen con hongos o bacterias).Esta teoría no surgió de ningún estudio científico,sino de algunas asociaciones de padres de niños autistas,y en 2004,el Institute of Medicine de Estados Unidos realizó un nuevo estudio con el que,además de confirmar el rechazo del papel de la triple vírica en el autismo,concluyó también que “la evidencia favorece el rechazo de una relación causal entre las vacunas que contienen tíomersal y el autismo “,basándose en cinco estudios en Suecia,Dinamarca,Estados Unidos y Reino Unido.

Esta es la historia y evidencia de las teorías que relacionan las vacunas con el autismo,pero antes de despedirme me gustaría dar un mensaje personal:Ya hemos podido ver que,a día de hoy,las evidencias no indican ninguna relación entre las vacunas y el autismo.Sé que son muchos los padres que,después de una vacuna,han observado cambios en el comportamiento de sus hijos y que,en su preocupación,han dado crédito a estas teorías.Sin embargo,creo que,pese a lo doloroso de la situación,es importante recordar que el hecho de que un acontecimiento preceda a otro no demuestra en sí mismo una relación de causa y efecto entre ambos sucesos,y que en el caso del autismo,se da una regresión en el desarrollo del niño en el 25% de los casos,y no es culpa de la vacuna,sino del propio trastorno.Pero si bien nada demuestra que las vacunas causen autismo,sí tenemos evidencias de lo que ocurre sin ellas:Tras la polémica generada por el mercurio en las vacunas,en 1999 los Centers for Disease Control and Prevention y la American Academy of Pediatrics,a pesar de concluir que no había pruebas de que el Mercurio causase autismo,decidieron vacunar contra la hepatitis B al nacer solo a los hijos de madres portadoras,retrasando la primera dosis de los demás niños hasta los dos meses.Muchos niños sufrieron la hepatitis B y tienen importantes posibilidades de sufrir hepatitis crónica,y una niña de tres meses murió por esta enfermedad.Este año,cuatro países (Reino Unido,Albania,República Checa y Grecia)han perdido el estatus de haber erradicado el sarampión precisamente por el descenso en la administración de vacunas,y en Febrero de este año se informó de que 8 personas habían muerto en Ucrania por culpa de esta enfermedad.Por eso quiero pedirte de corazón,a ti que me estás leyendo,que por el bien de tus peques y por responsabilidad social,vacunes a tus hijos,y que si alguien trata de venderte terapias “alternativas “o te da una información que contradice a los organismos de salud,te ruego que te informes muy bien para evitar caer en las garras de alguien sin escrúpulos al que le interesa más tu cartera que tu bienestar y el de tu gente.