Inclusiva sí,especial,también

Sabéis que la mayoría de los artículos que escribo están bastante enfocados a la educación de personas con diversidad. Creo que he demostrado ya que estoy completamente a favor de la inclusión en los centros ordinarios,que los docentes se capaciten para reconocer y saber responder a las necesidades de los alumnos que puedan seguir el currículo ordinario,porque esto les facilitará el acceso a la educación superior y al mercado laboral y,por tanto,les permitirá elegir un trabajo más acorde a sus aptitudes e intereses y, a la vez, el acceso al mercado laboral les permitirá llevar una vida más autónoma, además de favorecer su autoestima y participación en la vida social.

Sin embargo, vivimos en un mundo de paradojas y, al igual que Platón decía que se llega un punto en el que la justicia es injusta, se llega a un punto en el que la inclusión forzada es excluyente.

Existen muchos tipos de discapacidad y muchos grados de afectación, y pretender que existe una panacea, y que un centro ordinario es capaz de cubrir todas esas necesidades con suficiente dedicación para realmente ayudar a esos alumnos sin que los demás vean afectada la atención y recursos que reciben, es una idea completamente útopica, y lo único malo de las utopías, es que no son reales.

Las personas con daño cerebral adquirido o con parálisis cerebral (congénita o por dificultades de parto), pueden, en muchos casos (por supuesto, depende del grado de afectación y de lo tarde o temprano que empezasen a recibir tratamiento, por lo que no todos son iguales) tener importantes dificultades motoras que les impidan andar,comer o vestirse solos. Tienen muchas dificultades para hablar, y necesitan ayuda para todas sus tareas cotidianas, como su aseo personal, vestirse, comer, ir al baño, ayuda con los desplazamientos… Solo pensar en adaptar las instalaciones de los centros ordinarios a las necesidades de estas personas supondría una inversión de un dinero que dudo que puedan permitirse, y un tiempo durante el cual los alumnos con estas necesidades no podrían acudir a su centro y que perjudicaría al resto de estudiantes, que probablemente no podrían desarrollar muchas de sus actividades con normalidad hasta que acabaran las obras. Además, estas personas necesitan de todo un surtido de terapias (logopedia, neuropsicología, fisioterapia, terapia ocupacional…) Que también requieren de medios caros y que ocupan mucho espacio, como podría ser el caso de camillas, bipedestadores, grúas para ayudar al traslado… Además de que los profesores del centro no pueden prestar estos servicios. Un profesor de colegio o de instituto no es capaz de enseñar a un alumno con parálisis cerebral a hablar o a deglutir, o entrenar a un alumno con severas discapacidades motoras para que se mantenga en pie y dé algunos pasos, o trabajar para aumentar su amplitud atencional. Por muy buenas intenciones que tengan, la realidad es que no están capacitados para ello, y no tienen por qué, ya que todo lo que acabo de describir corresponde a profesiones diferentes de aquella para la que ellos se formaron, y esperar esto de un profesor, es como pedirle a un médico que te arregle una tubería rota, algo surrealista.

Hay que reconocer la realidad, y esta es que existen personas cuyas dificultades no les permiten seguir un currículo ordinario en un entorno no adaptado, y que los recursos y el tiempo que invirtiéramos en tratar de ajustar el programa y entorno a sus necesidades, en caso de ser esto posible, terminarían por perjudicar al resto de estudiantes, que tendrían que adaptarse a las medidas adoptadas y recibirían muchas menos atenciones y ayudas de unos profesores desbordados, afectando esto a su aprendizaje y desarrollo académico.

Vistos ya los problemas que plantea la inclusión de personas con ciertas discapacidades, o ciertos grados de ellas, y que terminaría siendo una exclusión en toda regla por la imposibilidad de atender las necesidades de estas personas, o, en caso de poderse, la falta de atención que sufrirían los alumnos “normales “, existen centros con todas las instalaciones y recursos necesarios, con profesionales capacitados para atender las necesidades de estas personas y currículos flexibles que permiten enfocarse en las necesidades de cada alumno individual, para que desarrolle sus habilidades y alcance el más alto grado de autonomía posible. ¿Esto es inhumano?A mí me suena bastante bien, y los alumnos de estos centros y sus familias, que han visto mejoras en ellos mismos o en su ser querido, creo que están de acuerdo conmigo. Los padres son quienes mejor conocen a sus hijos, y deberían ser ellos,con ayuda de los profesionales que les traten, quienes decidan qué les conviene más, y no políticos o activistas de ningún tipo que, por muy bien que conozcan sus ideales, no conocen a las personas que acuden a centros de educación especial, y para permitir esta libertad de decidir lo mejor para cada persona individualmente, es preciso que estos centros sigan existiendo.

Y para los que aún creen que es necesario para construir una sociedad mejor y más inclusiva que estas personas acudan a centros ordinarios para que la gente se acostumbre a ellos y aprendan a tratarles con respeto,creo que cada padre y cada madre son responsables de enseñar a sus hijos a comportarse como personas educadas y respetuosas y pretender que los niños con gran grado de discapacidad vayan a clase con sus hijos,aún cuando la realidad es que no va a estar mejor allí, es depositar en esos niños una responsabilidad que les concierne a ellos como padres,y además a costa de su desarrollo y del sacrificio de sus necesidades. Además del problema del bullying,pues los niños (y a menudo incluso los profesores, seamos fieles a la verdad) suelen tener dificultades para aceptar al diferente, y las personas con altos grados de discapacidad son blancos muy fáciles de acoso, y,¿Quién decide que además de las dificultades derivadas de su discapacidad,deban también pasar por el aro del bullying,con el sufrimiento que provoca y las secuelas que deja,en pro de enriquecer a los demás niños? Pretender construir una sociedad más justa a costa del sacrificio de los más débiles es, de entrada, incoherente con el propio fin.

Y esto es todo,si consideráis que la educación especial debe protegerse,por favor,entrad en http://www.inclusivasíespecialtambién.com y apoyad la causa

Un comentario en “Inclusiva sí,especial,también

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s