NO QUIERO SER NEUROTÍPICO

 

Bien, cuando me he decidido a escribir este artículo es por la gran cantidad de veces que he leído lo tristes que se ponen los padres cuando reciben la noticia de tener un hijo TEA.

No puedo tomar esto en balde, es cierto que tener un hijo TEA supone un problema adicional a la hora de criar a un hijo, es como elevarlo al cubo o a la cuarta.

También quiero decir que hay muchos tipos de TEA, no es lo mismo un TEA leve como el que yo tengo que un TEA profundo donde la persona es incapaz de comunicarse, tiene estereotipias muy graves e intenta autolesionarse.

Teniendo eso en cuenta y viéndolo desde mi punto de vista quiero decir que yo personalmente NO QUIERO SER NEUROTÍPICO.

Primero quiero decir que yo cuando recibí mi diagnostico a los 18 años de edad para mis padres y para mí no fue un castigo del destino, fue una liberación, por fin pudimos entender muchísimas de las cosas que pasaban.

Mi condición de TEA la tengo aceptada, la hago respetar y la admito y la muestro con mucho orgullo con buen TEActivista.

No me imagino nunca siendo NT, sería una persona completamente distinta, no sentiría igual que ahora, no tendría las mismas formas de afecto que ahora, no tendría la misma manera de comportarme, la misma manera de pensar, la misma forma de inteligencia.

Tampoco envidio a los nt en nada, para mí nunca han sido más que yo, si es cierto que vivimos en un planeta nt, en que el 99% de las personas son nt (hay quien dice que solo son el 90%) y ellos tienen ventaja ya que imponen su sociedad y sus normas.

También es cierto que la mayoría de las chicas que me han gustado o me gustan son nt y que si yo fuese nt tendría muchísima más facilidad para ligar con ellas, es algo que tengo que admitir.

Sin embargo yo nunca me cambiaría por un nt, estoy muy orgulloso de mi neurotipo, de mi manera de actuar, de mi manera de pensar, sentir y razonar, siento que soy una persona con una bondad, un sentido de la justicia y una ternura que a muchos nts les gustaría tener.

También hay una cosa que valoro muchísimo en mí y que observo en otros TEA (no en todos, los hay que mienten más que hablan) y esa es la sinceridad.

Ser una persona sincera hace que me pueda mostrar a los ojos de los demás como soy y como siento sin embustes, sin engaños, sin traiciones y sin maltratos psicológicos.

Creo que Dios (o para los ateos la vida) me ha dado muchas cosas buenas siendo TEA y que pese al bullying y ghosting que he sufrido (que siempre ha sido culpa de las personas que me lo han hecho nunca culpa mía) me siento orgulloso y gozoso de mi condición.

Además siento que Dios me ha dado una misión en la vida, y es con el TEActivismo dar voz, dar lucha y defender los derechos de las demás personas TEA junto a otros TEActivistas como yo.

Si tuviera que volver a nacer me gustaría volver a nacer TEA, porque para mí no es una maldición sino un don de ser alguien más puro, más bueno y más espiritual.

Por eso digo ¡ánimo a todas las familias TEA!

IGNACIO F. PANTOJA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s