Diversidad Funcional y mascotas

Quienes hemos tenido alguna vez una mascota sabemos el vínculo tan especial que nos une a ella.Alguien muy sabio dijo una vez que quien nunca ha amado a un animal,tiene una parte muy importante de su alma aún por descubrir y yo así lo creo.Considero que ningún niño debería crecer sin tener un animal al que cuidar y querer cerca,porque ayuda a los pequeños a aprender a ser responsables y empáticos,y respetuosos con la naturaleza.

En el caso de las personas con diversidad funcional,los beneficios de la convivencia con un animal son especialmente notorios,razón por la cual cada vez son más populares las terapias con animales,y tener una mascota puede ser realmente ventajoso para estas personas.

En primer lugar,el animal ayuda a mitigar el sentimiento de soledad e incomprensión,ya que los animales no entienden las etiquetas que ponemos,justificadamente o no,los humanos,y tampoco les importan las diferencias,sino que simplemente corresponden al cariño y los cuidados recibidos con ternura y fidelidad.Esto puede ayudar a la persona con diversidad funcional a paliar los problemas de ansiedad y depresión que tan frecuentes y dolorosos suelen ser en la vida de estas personas,y les permite mejorar su autoestima y confianza,lo que les será muy útil a la hora de establecer relaciones con sus pares.

La mascota también puede ayudar a personas con Asperger u otros tipos de diversidad funcional que puedan afectar a la psicomotricidad a aumentar su nivel de actividad física y mejorar sus habilidades motoras,mediante el juego,los paseos,las carreras…

También pueden ayudar a estas personas a superar sus problemas de relaciones sociales,pues pueden llamar la atención de otras personas y dar lugar a conversaciones espontáneas y,dado que la presencia del animal suele hacer que la persona se sienta más segura y calmada,puede ayudar a mitigar los efectos de la ansiedad o fobia social que de forma no infrecuente pueden experimentar muchas de estas personas.

Además,los animales pueden ser excelentes entrenadores de habilidades sociales:un perro,por ejemplo,es un ejemplo de lealtad,reciprocidad y afectividad,mientras que un gato puede enseñar autonomía e independencia,a estar pendiente de las señales sutiles que nos envían los demás en el trato social y a respetar el “no”.

Por estas razones creo que una mascota puede ser un gran apoyo para mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional,y un perfecto complemento a las otras terapias o entrenamientos que puedan recibir.

2 comentarios en “Diversidad Funcional y mascotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s