Mi relación con las neurotípicas

Bueno, si he decidido escribir estas lineas es porque me veo necesitado de aclarar algunas cosas y que la gente deje de malinterpretarme.

Quiero empezar retrocediendo al pasado, recuerdo que cuando era joven, antes de cumplir los 15 años, según mi abuelo (que en paz descanse) había chicas que no se iban de la puerta de la entrada del colegio hasta que yo salía, desgraciadamente desde que mis problemas psicológicos se agudizaron por el bullying que recibía y se me empezó a medicar con toda la intensidad hasta el día de hoy mi aspecto físico se ha deteriorado y me he echado a perder.

Tengo que decir que en estas condiciones, unida a la desgracia social que supone tener un trastorno (algo muy mal visto por la sociedad actual y que aunque mucho que hagamos activismo no vamos a poder solucionar en este siglo) no he podido en toda mi vida tener una relación de noviazgo con ninguna mujer.

Quiero también contaros que debido a mis problemas de falta de habilidades sociales como Asperger he metido la pata hasta límites insospechados durante mi época en la facultad de biología, no solamente con 20 años tenía las hormonas revolucionadas sino que mi torpeza a la hora de intentar flirtear con las chicas era de una pobreza extrema, cosa que me ocasiono gravísimos problemas con muchas chicas compañeras mías.

Tenéis que saber que nunca he sido denunciado, ni he cometido ninguna falta grave ni leve ni me han expedientado en la universidad por acosar o violentar a ninguna compañera durante mis 8 años de biología.

Pero si debo decir que mi experiencia ha sido totalmente frustrante y terriblemente dolorosa, cuando he podido observar que otros chicos podían relacionarse con ellas y muchas no me permitían ni dirigirlas la palabra, cosa que tenía que sufrir en silencio y aguantarme.

Como todas las personas, me enamoro, y como hombre heterosexual admiro la belleza de las mujeres, sean Asperger o neurotípicas; pero sinceramente esto no quiere decir que quiera que todas sean mis novias, a veces tener amistad con ellas o pasarlo bien con ellas puede ser muy agradable.

Por ello durante mis ocho años en biología he tenido muchas relaciones de amistad con mujeres que fisicamente me han gustado, algunas han ido bien, otras desgraciadamente han sido muy dolorosas, he recibido quejas porque en mi ingenuidad me ha llevado a ser pesado y a intentar forzar relaciones y conversaciones; algunas veces me han obligado a cambiarme de clase porque compañeras que yo creía mis amigas y llamaba todos los días en el fondo se sentían acosadas y pidieron a los profesores que no me acercase a ellas más rompiendo el corazón.

Quiero decir que a pesar de “esa orden de alejamiento” fui advertido de que en la red social “Tuenti” habían colgado fotos mías sin mi permiso haciendo insultos y comentarios ofensivos a mi discapacidad, cosa que me dolió profundamente.

Como dato grave perdí el año 09-10 por no poder acudir a la universidad por felicitar a una compañera las navidades y ella enfadarse y amenazarme con denunciarme si volvía a dirigirme a ella y no me atreví a volver por miedo a que me buscara y me gritara y regañara en publico, haciéndome un grave daño a mi mismo durante ese curso y a mis padres la situación que se vivió.

Por suerte he sobrevivido a todo ello y conseguí terminar la carrera.

Ahora en la facultad de farmacia los problemas se han minimizado, solo obteniendo alguna queja y algún disgusto esporádico que no me ha sido difícil de superar.

Sin embargo quiero deciros que ahora que he sido bloqueado por primera vez sin entender bien un motivo que no alcanzo a comprender, me están sugestionando en exceso hasta en forma de pesadilla los recuerdos dolorosos que tengo de mi anterior carrera.

Y es que al final, cosas como las de la manada, dan mala fama a los hombres y da la sensación social de que somos peligrosos para las mujeres y que si una decide ponerte una pared tienes que aguantarte sin poder siquiera acercarte a ella a pedir disculpas o explicaciones o tratar de “hacer las paces”.

Como reflexión quiero decir que precisamente los hombres que abusan y maltratan a las mujeres no somos aquellos que somos sinceros y nos mostramos como somos desde el segundo uno sino aquellos que se hacen pasar por lo que no son, por encantadores y amables y luego van cambiando poco a poco su actitud.

Por eso quiero decir que tengo muchísimos defectos, mis aspecto físico no ayuda, tengo un trastorno y echo para atrás, pero si quiero juntarme con chicas y no las molesto ¿que hay de malo en ello? ¿es tan malo rechazarme como amigo a mí que soy inofensivo?.

Como no voy a sentirme solo y triste si gente en la que confío acaba alejándose de mí sin explicarme el motivo

Como no voy a caer en la desesperación cualquier noche.

Por eso pido que no penséis solo en las apariencias, que engañan, sino que tratéis de darme la oportunidad de conocerme bien.

Sé que puede ser difícil, pero merezco la pena y mucho.

 

Ignacio Pantoja