El Ghosting a las personas TEA

Bien, me gustaría tratar un tema que hemos tocado muchas veces de refilón pero nunca en profundidad.

Me refiero al ghosting.

Quiero decir para empezar que este artículo no trata de hacer un victimismo, de decir simplemente “por ser autista me veo solo” o de decir “deberían ser mis amigos porque soy autista”.

Sinceramente creo que el ghosting es algo mucho más serio y mucho más profundo que un simple victimismo o una quejitona continua, sino algo que empieza en nuestra infancia y se prolonga en toda nuestra vida.

Veamos, la palabra ghosting viene de “ghost” que en inglés significa fantasma, esto viene a ser que te traten como a un fantasma o como se dice en el español que te hagan el vacío.

Las personas con TEA sufrimos el ghosting desde nuestra mayor infancia, o desde antes, muchas veces los padres abandonan la familia para no tener que cargar con un hijo autista y dejan a la madre sola…esto para mí ya es ghosting.

El ghosting continua desde que empezamos la guardería donde somos víctimas de la incomprensión de los otros niños, las madres de los otros niños y de los profesionales que probablemente quieren que abandonemos la guardería y de los que son incapaces de darnos un diagnostico con el “ya se le pasará”.

El ghosting no es una pieza separada del puzzle del autismo, se prolonga toda nuestra vida y afecta a toda nuestra familia. Nuestros padres reciben ghosting de la administración y de los gobiernos regionales y nacionales al no darnos ayudas.

Recibimos ghosting cuando de adultos no nos cogen en las entrevistas de trabajo, cuando los gobiernos no dan subvenciones a fundaciones como la Ángel Rivière o nos impiden tener nuestros derechos como al asistente personal o a la discapacidad reconocida.

También recibimos ghosting cuando nos incapacitan, nos privan de libertad, nos quitan nuestro derecho al voto y al matrimonio o nos encierran en una institución y nos medican contra nuestra voluntad.

El ghosting va mucho más allá de que todas las personas de nuestra clase queden para celebrar el fin de exámenes y nos digan que nosotros no podemos acudir porque tenemos un cerebro muy diferente.

El ghosting es la discriminación que abarca la vida de los TEA y de las familias TEA…ya que nuestros padres y hermanos también sufren.

El ghosting no es solo vernos solos, que no queden los NTs con nosotros después de clase, que no se no temen un café con nosotros en la universidad, es que un día nos veamos sin nuestros padres, desamparados, sin trabajo y sin vivienda y sintamos un dolor tan grande en nuestro interior que nos den ganas de quitarnos la vida.

Por ello quiero decir que el ghosting como yo lo llamo no es una tonteria, ni es motivo de victimismo o de queja, sino de hacer conciencia de ello para que todos y todas las autistas algún día nos veamos liberados de ello y seamos ciudadanos de pleno derecho como los neurotípicos.

Y esto se consigue con el TEActivismo. ¿Me ayudas?

 

Ignacio Pantoja

Un comentario en “El Ghosting a las personas TEA

  1. Muy acertado Ignacio. Desde CEPAMA añadimos también que ghosting es cuando a las niñas y mujeres autistas y Asperger se les niega una y otra vez su condición por no responder a los estereotipos masculinos. Si todos remamos juntos, cambiaremos la sociedad. No será hoy ni mañana pero ese cambio llegará. Contad con nosotras. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s