Despedida a Gabriel Cruz Ramírez

Gabriel, ya han pasado dos semanas desde que se encontró tu pequeño cuerpo sin vida, y un mes desde que desapareciste… para siempre. una vida que aún se encontraba en su fase inicial. Tenías toda la vida por delante para disfrutar y sobre todo vivir. Una mente cruel, tremendamente egoísta, sádica y sin escrúpulos como la de Ana María Quezada, te ha arrancado sin contemplaciones la existencia cruelmente.

Nadie que esté en su sano juicio, decide ejecutar semejante masacre, semejante aberración humana a un chico pequeño que no conoce la maldad. Me provoca un dolor terrible que personas indefensas puedan sufrir estos infiernos y que puedan existir personas de semejante crueldad.

A Gabriel, le gustaba la biología marina y le encantaban los peces y el mar pero seguro que allá donde esté, los peces lo estarán amparando y protegiendo, consolándolo por la atrocidad que sufrió injustamente antes de dejar este mundo.

Mencionar también a sus padres, víctimas que tuvieron que sufrir en sus carnes el engaño y posteriormente la indignación y la impotencia de ver ante sus ojos, como su hijo perdía la vida en circunstancias que yo no desearía a nadie. Pero quisiera darles un mensaje de optimismo: La vida continúa. Ahora pasarán una temporada horrible, una fase de duelo infernal, pero debemos recordar que tanto lo malo como lo bueno que nos pasa en esta vida es temporal y termina. Espero pues que, con el tiempo, vuelvan a recuperar una vida relativamente normal, sabiendo que falta alguien en la casa y en la familia, pero que estará siempre en el corazón.

Me alegra también otro hecho y no es otro que muchísima gente se volcó con la familia, sin ir más lejos en su Almería natal. Muchísimos famosos también quisieron darle su particular adiós.

Es emocionante leer estas pancartas. Es señal del profundo cariño que se le tuvo mientras vivió, que se le tiene y que se le tendrá para siempre. Nadie te olvidará.

Viendo fotos del chico de 8 años, siento la mayor impotencia y rabia que se pueda uno imaginar. Una sonrisa de pura felicidad, que como dije antes, no conoce la maldad.

Y por supuesto, que todo el peso de la ley caiga sobre Ana Julia. Todo el sufrimiento que le hizo pasar a este chico inocente lo debe ahora recibir ella. Es el castigo que merece.

No soy de desear a nadie el sufrimiento, pero ante una atrocidad de esta envergadura, me temo que tiene sentido cuanto menos pensarlo.

No añadir ya mucho más… porque es suficiente… creo que a buen entendedor… pocas palabras bastan.

Descansa en paz, pescaito.

2 comentarios en “Despedida a Gabriel Cruz Ramírez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s